¿Cómo puede beneficiar el agua alcalina a una persona con diabetes?

¿Cómo puede beneficiar el agua alcalina a una persona con diabetes?

La diabetes es una de las enfermedades más comunes en los adultos, principalmente la de tipo 2. Aunque existen diferentes tratamientos para paliar sus síntomas, algunos estudios han aclarado que el agua alcalina, es un perfecto aliado para tratar esta afección.

Hoy en día, existen varios tipos de diabetes, siendo la de tipo 2 la más habitual entre las personas adultas. Se trata de una enfermedad que se produce en el momento en que el organismo pierde la capacidad de fabricar, adecuadamente, la cantidad de insulina necesaria. Esta sustancia es indispensable para transportar la glucosa a la sangre, siendo un elemento muy importante que se encarga de nutrir al cuerpo. De hecho, la glucosa es considerada como una de las fuentes de energía de mayor peso para el organismo, de ahí que padecer diabetes sea un problema medianamente grave.

Según los especialistas, la diabetes tipo 2 puede aparecer por diferentes causas, siendo las principales el aumento de presión arterial, llevar una vida sedentaria, comer grasas en exceso, y también está el factor genético. En cualquier caso, algunos estudios han establecido que el agua es un elemento esencial para paliar los síntomas de la diabetes, puesto que ayuda a regular la glucosa y a equilibrar los niveles de energía en el organismo.

Agua alcalina

Precisamente el agua alcalina es la que cobra mayor protagonismo ante esta tarea, debido a la composición que presenta, que hace que sea un buen aliado para combatir esta enfermedad. En este sentido, en la actualidad existen diferentes marcas que proporcionan este producto, como es el caso de Aqua Ph9. Se trata de una marca española de agua ionizada, sometida a un proceso de purificación muy avanzado y a un innovador proceso tecnológico, con seis fases de filtrado para mantener las mejores propiedades de la sustancia. Además de ésta, se puede hablar de otras firmas que cuentan con productos similares, como por ejemplo, Zoé Water, Novaliz, Valley Foods o Icelandic Glacial, entre otras.

¿Por qué tomar agua alcalina?

Teniendo en cuenta las numerosas propiedades que ofrece el agua alcalina, en el año 2007, el doctor Keijiroo llevó a cabo un estudio en el Biological and Pharmaceutical Bulletin, éste consistía en utilizar ratones diabéticos para comprobar la efectividad del agua alcalina en ellos. Tras un tiempo suministrando agua ionizada a estos animales, el doctor pudo descubrir que los ratones fueron aumentando de manera progresiva su nivel de insulina; también se hicieron más tolerantes a la glucosa, disminuyendo la concentración de la misma, y además, desarrollaron la capacidad de conservar las células pancreáticas en mayor medida. 

Debido a estos resultados, a través del estudio se concluyó que las personas que padecían de diabetes de tipo 2, podrían hacer uso del agua alcalina para mejorar los síntomas de la enfermedad. En base a esto, hay que tener en cuenta un detalle importante, y es que este estudio solo sirve para la diabetes de tipo 2, puesto que es una enfermedad del sistema inmunológico. 

Medición de la alcalinidad y sus beneficios

La alcalinidad, también conocida como acidez, se mide a partir del pH, es decir, el potencial de hidrógeno con el que cuenta el agua. Esta medición se lleva a cabo a partir de una escala numérica, que va desde el 1 al 14, siendo el 1 el de mayor acidez y el 14 el de mayor alcalinidad. Teniendo como base esta escala, los expertos aseguran que el agua denominada pura o neutra, es la que tiene un pH de 7. A partir de ese número, todo lo que sea superior se va a considerar como agua alcalina.

Con todo ello, hay que indicar que cuando se toman alimentos que son muy ácidos, éstos hacen que el metabolismo funcione de manera mucho más lenta, lo que se traduce en poder desarrollar diferentes enfermedades, como puede ser la diabetes. El proceso se realiza en base al nivel de oxidación con el que puedan contar las células, teniendo en cuenta que deben tener un nivel medianamente alto, para poder degradar las grasas que se hayan ingerido, y de esta manera, poder llevar a cabo un proceso adecuado de combustión.

Aquí, el oxígeno es fundamental, puesto que sin él no se puede llevar a cabo este proceso. Sabiendo que el agua ionizada cuenta con mayor alcalinidad, esta sustancia favorece a la combustión por el mayor aporte de hidrógeno y oxígeno, y de esta manera, equilibra los niveles de glucosa en sangre, eliminado la creación masiva de insulina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: