El síndrome del ciclista quemado

El síndrome del ciclista quemado

Muchos de vosotros sobre todos los que practicáis este deporte, habréis oído hablar o escuchado la frase del “síndrome del ciclista quemado”, pero alguno de vosotros no sabréis de qué se trata realmente. Si habéis abierto este post perfecto, porque cuando terminéis de leerlo sabréis perfectamente a que se refieren esos ciclistas, amigos o incluso la prensa que tanto hablan de este problema.

Pero, ¿Qué es exactamente el síndrome del ciclista quemado? O también conocido como el síndrome del “Burnout” del ciclista

Este síndrome lo podemos definir como un estado que entra el ciclista sobre todo emocional y su síntoma es el agotamiento. Sí que es verdad que tenemos que diferenciarlo, porque no es un síntoma puntual, se va produciendo constantemente y esa sensación se va prolongando por el ciclista hasta convertirla en un estado o situación permanente.

Síndrome del ciclista quemado

¿Por qué se crea este estado?

Muy fácil, por una frustración al no alcanzar un objetivo marcado por el ciclista, sobre todo en competición o ciclistas que realicen este deporte habitualmente con constancia.

Si crees que tienes este síndrome deberás saber que suele manifestarse también en falta de interés, desgana o incluso apatía sobre el deporte o incluso sobre la bicicleta.

¿Cuáles son sus causas?

Las causas resumidas y para que las tengáis en cuenta al 100% serían por un estrés psicológico y a la vez físico que tiene el ciclista. Como ya hemos dicho este estrés ocurre por no alcanzar los objetivos marcados y en algunos otros casos por llegar a todos los objetivos y no encontrar ningún otro motivante para seguir alcanzó nuevos retos.

Lo más complicado es cuando este síndrome o estado del ciclista llega a ser crónico porque es cuando se genera el Bornout ciclista.

Bornout ciclista

Igual que le ocurre a un ciclista tenéis que tener en cuenta que en todos los deportes, atletismo, fútbol, tenis etc… Este problema sigue afectando a los profesionales del deporte igual que también te puede pasar en el trabajo o en casa.

Ahora os estaréis preguntando, pero,

¿Cómo se puede combatir o prevenir el síndrome del ciclista quemado?

En primer momento nos tenemos que poner en situación, os indico aquí un ejemplo:

Te apuntas al gimnasio por primera vez, estas muy contento e ilusionado por alcanzar tus objetivos, tienes un planing, una tabla con ejercicios y un tiempo determinado para alcanzarlos, llega el primer día de gimnasio están contento y muy motivado pero te das cuenta que no puedes rendir al máximo como habías planeado.

Esto mismo le pasa a un ciclista profesional en su primer día de entrenamiento o incluso en su primer día de temporada.

¿Qué os aconsejo? Planear retos a corto plazo y que vayan siendo alcanzables poco a poco para seguir estando motivados.  Si en algún momento notamos este síndrome, no tenemos que abandonar nuestra profesión o la competición si no que igual debemos parar un poco, disminuir la intensidad en los entrenamientos incluso podremos cambiar alguno de los elementos  de nuestra bicicleta como por ejemplo la biela para así conseguir un pedaleo más eficiente. Por otro lado también aconsejamos sillines confortables y un manillar que nos permita adoptar una buena postura encima de la bicicleta.

Lo mejor es alternar con salidas individuales e incluso salidas en grupos para que sea más ameno, deberemos intentar alcanzar el mayor equilibrio posible entre nuestro cuerpo y nuestra mente. Tomate un respiro, para un poco, detente y contempla en una de tus salidas el paisaje, coge el bidón y bebe un poco de agua y mójate, seguro que te sientes mejor.

Y si aun así no es suficiente deberéis ir a un especialista para que os pueda tratar y ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: