¿Qué diferencia existe entre un pantano y un embalse?

¿Qué diferencia existe entre un pantano y un embalse?

Una de las principales confusiones al momento de mencionar la retención de agua de manera natural o artificial, es la de decir pantano a los embalses y viceversa. Ambos términos son usados sin distinción, en medios de comunicación audiovisuales, el habla cotidiana e incluso la prensa escrita.

Es común, por ejemplo, que se haga mención a un pantano cuando se rompen los embalses producto de grandes precipitaciones. Pero también sucede que existen personas que llaman embalses a esas lagunas cenagosas que pueden encontrarse en ciertas zonas, principalmente rurales.

En todo caso, ambos términos pueden tener ciertas similitudes, pero también hay marcadas diferencias que los separan a uno del otro. Estas últimas las conoceremos ahora mismo.

¿Qué es un pantano?

Un pantano es un lugar hondo en el cual el agua se retiene de manera natural, generando un fondo de ciénaga. Estos suelen formarse en las extensiones de los ríos, producto de la filtración del agua o en las crecidas que se dan tras las lluvias. Una de las características de los pantanos es que, como no tienen un canal por el cual el agua pueda correr y dirigirse a otro cuerpo de mayor tamaño, crean en su interior un tipo de vegetación única, además de que el terreno que lo circunda es débil y arcilloso.

Sin embargo, también existe la posibilidad de crear pantanos de manera artificial. Para ello es necesario fijar muros de concreto que retienen el agua y evitan que esta circule, creando así el cuerpo de agua con sus propias características. Este tipo de pantano suele ser construido para abastecer plantaciones, campos y un ecosistema mucho más completo y así aprovechar el agua retenida. Constituye, a su vez, un sistema de riego. La presencia de métodos artificiales es lo que hace que, en muchos casos, se confunda al pantano con el embalse.

¿Qué es un embalse?

Un embalse es una construcción artificial, el cual existe gracias a la acción del hombre como agente modificador de la naturaleza con el fin de aprovechar de ella sus recursos y bondades. El embalse suele crearse en los valles. Para ello se levanta un muro de concreto o cualquier elemento que pueda ayudar a retener el curso del agua que, por lo general, viene desde un arroyo o un río. Al evitarse el paso del líquido este se acumula, generando un lago.

Desde muchos puntos de vista, los embalses son de gran ayuda para el funcionamiento de las ciudades. A través de ello se crean represas hidroeléctricas o se establece el sistema de distribución de agua de una población. Funcionan también para el riego de plantaciones. Los muros de los embalses cuentan con compuertas por medio de los cuales se deja correr el agua para su aprovechamiento. Estos muros suelen ser denominados presas o represas, y también son términos que comparten significado con el de embalse. De cualquier manera, un embalse es un depósito artificial. Sin la intervención del hombre no es posible que exista.

¿Cómo diferenciar a un pantano de un embalse?

Más allá de lo reseñado anteriormente, es importante establecer ciertos aspectos que diferencian a un pantano de un embalse:

  • El pantano puede ser de origen natural y artificial. El embalse solo es artificial.
  • El embalse tiene mayor capacidad de aprovechamiento, debido a que es mayor la cantidad de agua retenida y a una gran altura y con métodos más sofisticados.
  • Los pantanos no son necesariamente planificados. Los embalses, por su parte, requieren de años de estudio para afinar su construcción y de cómo pueden afectar a las poblaciones vecinas.

Curiosidades sobre ambos términos

En último aspecto vale la pena mencionar ciertas curiosidades sobre ambos términos.

En cuanto a pantano, la primera vez que se tiene registro de él es a mediados del siglo XV. Al parecer, es producto de ciertos vocablos italianos que hacían referencia a un lago de dicho país. Su uso se implementó para diferenciar a las ciénagas, llenas de lodo y vegetación típica, de las lagunas y lagos.

Por su parte, el término embalse proviene de balsa. El mismo busca explicar la acción de retener el agua proveniente de arroyos o ríos de manera artificial, como en una balsa. También es del siglo XV, pero su adecuación al diccionario español se da hasta el siglo XVIII. Embalse siempre hará referencia a ese proceso de retención artificial para aprovechar el agua, mientras que pantano refiere a esa acumulación que se da y genera estancamiento de líquido en ciertos sectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.