¿Qué es el Netorare?: El auge del género dentro del hentai

¿Qué es el Netorare?: El auge del género dentro del hentai

El Netorare se ha vuelto un subgénero cada vez más conocido dentro del mundo del hentai, pero ¿qué es el Netorare? ¿Por qué las personas disfrutan con este tipo de contenido?

El hentai reúne aficionados a lo largo y ancho del mundo. Este género ha adquirido cada vez mayor relevancia durante los últimos años, aunque sus orígenes se remontan a siglos atrás en la historia. Actualmente, y con la proliferación de contenidos que facilita internet, distintos subgéneros del hentai se han hecho con la atención de los seguidores, y uno en particular está pisando fuerte: el Netorare, o como se conoce habitualmente, el NTR.

¿En qué consiste el Netorare?

Primero que nada, es importante comprender que es el Netorare. También llamado NTR de forma abreviada, es un subgénero del hentai (o en otras palabras, de la pornografía japonesa) que implica la infidelidad de una de las partes de la pareja. Normalmente, las historias Netorare plantean triángulos amorosos o situaciones en las que alguno de los dos (habitualmente, la parte femenina) es infiel al otro. En algunas historias Netorare, quien es engañado sufre la traición, y en otras, termina hallando placer en la infidelidad. Este subgénero comenzó a aparecer durante el año 2010 y generó cierta polémica por ser su eje principal, precisamente, la infidelidad. Sin embargo, desde ese momento hasta ahora no ha parado de crecer el número de seguidores del Netorare.

Por lo general, teniendo en cuenta que la mayor parte de los seguidores del Netorare  son hombres, las historias giran en torno a una mujer que es infiel a su esposo o novio, con otro hombre. En algunos casos, pueden implicar sexo hardcore o situaciones más extremas, lo que también ha sido controvertido en algunos sectores. Sin embargo, buena parte del argumento se centra en cómo el hombre engañado lidia con dicha situación, y muchas veces, es obligado a ser testigo. Se trata de un subgénero que facilitó el descubrimiento de un fetiche que consiste precisamente en esto: presenciar el engaño mientras la pareja tiene sexo con otra persona. Aún así, cada vez hay más mujeres que disfrutan de este tipo de contenido y que les gusta ver las películas y series de Netorare disponibles en internet.

Los elementos del hentai

Para que el Netorare fuera posible, tuvo que existir primero el hentai. Y el hentai es un género con una historia muy larga, que data de milenios atrás, y tiene como base el arte erótico japonés. Este arte comenzó a ser distribuido durante el siglo XVII, especialmente en forma de grabados e impresiones. A lo largo de los años, comenzó a venderse en boletines, incluso a desarrollar historias que acompañaban las imágenes, hasta que en la década de los setenta comenzó a existir el hentai como se conoce hoy en día. Sin embargo, atravesó por diferentes etapas, e incluso fue censurado y prohibido durante algunos períodos.

Debido al problema de la censura y las leyes japonesas, que prohíben la reproducción de miembros genitales, los artistas comenzaron a encontrar otras formas de dibujar que fueran simbólicas, y que representasen estas escenas sin tener que hacerlas exactamente verídicas. Tal es el caso de los famosos tentáculos o de los monstruos que muchas veces intervienen en las historias y tienen sexo con jóvenes incautas. Frente a la imposibilidad de dibujar a seres humanos teniendo sexo, muchas veces los artistas han tenido que buscar otras alternativas, lo que ha dado origen a las historias con alienígenas, robots, animales antropomorfos, entre otros personajes que habitualmente aparecen en el género. Sin embargo, la censura también generó que se encontrase una forma de distribuir el hentai más democratizada.

Según esta fuente, es una de las razones por las que a día de hoy son varias las plataformas que ofrecen a los usuarios la posibilidad de ver hentai y sus diferentes subgéneros de forma online y sin censura, aunque todavía sigue siendo algo complicado encontrar hentai sin censura, al menos en comparación con el género de la pornografía tradicional. Los subgéneros que existen, como el Netorare, y las formas disponibles para encontrarlos, son la respuesta a la continua censura a la que se han visto expuestos los creadores del hentai. Estas mismas prohibiciones que pusieron en juego la creatividad de los artistas, hizo que personas de todas partes del mundo se sintieran atraídos por los miles de elementos que intervienen en el hentai.

Como mencionamos anteriormente con el caso del Netorare, el hecho de que aparecieran subgéneros de este estilo, hizo que las personas pudieran reconocer fetiches y preferencias sexuales con las que poder experimentar. El Netorare en sí mismo ha puesto en evidencia a toda una comunidad que, de hecho, encuentra placer en la infidelidad. Es por eso también que muchas veces se considera al hentai como un género libre, ya que se despoja de los prejuicios que normalmente se encuentran alrededor de la pornografía y del sexo. Como sucede con otros subgéneros, el Netorare también tiene ciertas características propias, además del asunto de la infidelidad. 

Por lo general, en el Netorare se muestran personajes femeninos un tanto sumisos, y los personajes masculinos pueden ser de dos formas, dependiendo del rol que tienen en el argumento. Quien es la persona engañada suele ser un personaje masculino, más bien ingenuo o torpe, mientras que el hombre con quien lo engañan es rudo, violento o estratega. Estas características pueden variar, pero el hentai siempre tiene elementos que determinan que se trata de uno u otro subgénero, ya que están bien marcados. La personalidad de los personajes, además de su vestimenta o los escenarios en los que se desenvuelve el argumento, son datos a tener en cuenta para identificar de qué subgénero se trata. Sin embargo, sea el subgénero que sea, siempre es fundamental recordar que el hentai invita a quitarse los prejuicios de encima y disfrutar. Afortunadamente, hoy en día es mucho más sencillo encontrar contenido de estas características en internet, en alta calidad y con subtítulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: