Cómo saber si las pastillas de freno de tu coche necesitan revisión

Cómo saber si las pastillas de freno de tu coche necesitan revisión

Entre los distintos componentes mecánicos que integra todo vehículo, uno de los más importantes es sin duda el sistema de frenos. Los frenos cumplen la función de estabilizar y disminuir de manera progresiva la velocidad del vehículo en un periodo de tiempo determinado. Por tal razón, se debe procurar su mantenimiento cada cierto tiempo para resguardar la seguridad del conductor y su vehículo.

Los frenos funcionan mediante un mecanismo de roce. Cada vez que se frena, se está produciendo una fricción que paulatinamente va desgastando los discos y las pastillas de freno. En esta lectura abordaremos los aspectos que infieren en la necesidad de reemplazar estos componentes cuando es necesario.

¿Cómo saber si las pastillas de freno de mi coche están desgastadas?

Desde luego, hay factores que claramente pueden indicarnos si las pastillas de freno requieren mantenimiento o no. Los plazos pueden ser variables, pero la clave es llevar un seguimiento y programar intervenciones de manera periódica para prevenir daños futuros y a su vez, economizar dinero. Éstas son algunas señales:

Detección de ruido

Muchos vehículos hoy en día incorporan un sensor especializado que se dispara cuando la vida útil de las pastillas de freno está por caducar. Por otro lado, el sistema mecánico de otros coches incluye una pieza de metal que va rozando el disco para indicar que se debe realizar mantenimiento en las pastillas, produciendo un sonido muy característico.

En el caso de que tu coche no tenga integrado un sensor del tipo mencionado ni un elemento sonoro, entonces lo más pertinente es llevar cuanto antes el vehículo al taller si detectas un chirrido imponente, sugieren los exapertos de DAPARTO.

Síntoma de desgaste

Otra señal de que el sistema de frenos no está respondiendo de manera óptima es cuando al pisar el pedal es notable un recorrido más alargado. Incluso, si detectas nuevas vibraciones o un tacto de consistencia anormal a lo habitual, entonces son síntomas clave de que hay que realizar una respectiva revisión de manera puntual y responsable.

Nivel del líquido de frenos

Otro aspecto relevante es la insuficiencia del líquido de frenos. En la mayoría de casos, si no se trata de una fuga en el propio sistema de frenado, entonces lo más recomendable es cambiar las pastillas gastadas en lugar de aumentar el nivel del líquido de frenos.

Aspectos visuales

Es de suma importancia valorar las condiciones de las pastillas de frenos de manera periódica, de ser posible con el asesoramiento de un mecánico. Para ello se debe desmontar el neumático y comprobar el grosor de las dos pastillas una vez que se gira la dirección. Una muy común y mala práctica es observar las pastillas a través del neumático con una linterna, donde apenas se ve la pastilla exterior y no se aprecia el estado de la interior.

Recomendaciones para el cuidado y mantenimiento del sistema de frenos

La decisión de realizar el respectivo mantenimiento en lo que comprende el sistema de frenos de un vehículo puede variar dependiendo del uso que se le dé al mismo e incluso las condiciones del entorno. Por lo general, los especialistas sugieren llevar a cabo labores de inspección y mantenimiento preventivo después de hacer un cambio de aceite o bien, cada 5.000 Km.

Otros aspectos que influyen en un desgaste más temprano de las pastillas de freno y los demás componentes de este sistema mecánico son, por supuesto, el material y acabado de tales piezas.

Por otra parte, el estilo de conducción también puede repercutir en gran medida en el retraso de la sustitución de estos componentes (discos, pastillas, tambores, forros, líquido de frenos, bomba). En este sentido, lo más recomendable es optar por conducir de manera preventiva en función de evitar frenar y acelerar de manera contundente para así alargar la vida útil de las pastillas de frenos y los demás elementos.

Otro elemento determinante del cuidado del sistema de frenos es la carga del vehículo, puesto que, a mayor peso, evidentemente será mayor el esfuerzo que realizará el tren delantero, por lo cual incidirá en una exigencia notablemente mayor del sistema de frenado del vehículo.

Como hemos visto, se debe sustituir el juego de pastillas de freno una vez desgastadas cada cierto tiempo para asegurar una conducción vehicular óptima y sin inconvenientes, donde todos los componentes del sistema de frenado se desempeñen de manera eficientemente, evitando los fuertes frenazos y aceleraciones, pisando con firmeza el pedal al principio e irlo soltando de manera progresiva de menos a más en lugar de mantenerlo pisado por mucho tiempo.

Recuerde que los frenos, en conjunto con los neumáticos, son el elemento de seguridad más relevante de todo vehículo, por tanto, el correcto funcionamiento del sistema de frenado depende netamente de llevar a cabo las correctas revisiones en las fechas correspondientes para así evitar o disminuir el riesgo de un accidente de tránsito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: