Beneficios de dormir en un colchón de látex

Beneficios de dormir en un colchón de látex

El látex revolucionó el mundo de los colchones; y es que no podemos negar que desde hace ya décadas, es el material preferido para muchos. No es algo que suceda sin motivo, pues lo cierto es que el colchón de látex ofrece una amplia variedad de ventajas para nuestra salud, además de tener un nivel de confort que difícilmente pueden igualar otros materiales.

El látex: ¿qué es?

Para entender todas sus ventajas, primero debemos saber qué es exactamente el látex. Se trata de una sustancia con aspecto lechoso que se compone, entre otros, de resinas que se extraen de los árboles, concretamente el árbol de caucho. Este sería el látex natural, el orgánico. Después también está el látex sintético, más económico, que se crea como un derivado del petróleo.

El sintético cuenta con un olor más fuerte y su tacto es un poco más gomoso. Además, también es menos adaptable. Normalmente encontraremos una combinación de ambos materiales, siendo siempre más caros y más confortables aquellos que contienen mayor porcentaje de látex natural.

Los beneficios de los colchones de látex

Si entramos en lo importante, aquellas claves que nos hacen elegir entre un colchón y otro, veremos que los de látex son opciones que ganan en muchos terrenos.

Reduce los dolores del cuerpo

Entre todas las ventajas, las que más destacan son las que se refieren a la disminución de dolores corporales. Un colchón de látex alivia el dolor crónico, pero es que, además, también es capaz de prevenir. El secreto está en que con una superficie de látex contaremos con una alineación correcta de nuestra espalda aliviando por completo los puntos de presión, que son lo que más se cargan en un colchón de mala calidad.

Los colchones de látex, además, permiten una libertad de movimiento que otros no nos permiten. De esta forma, se aliviarán puntos de presión tan importantes como las caderas o los hombros. Esto se traduce automáticamente en un sueño más confortable y reparador.

Colchones hipoalergénicos

Otra de las ventajas que más gusta a los usuarios y compradores en general, es que los colchones de látex son completamente hipoalergénicos. Cuanto mayor porcentaje de látex natural encontremos, mejor; y es que esta sustancia evita el crecimiento de bacterias gracias a su resistencia al calor y la humedad.

El látex repele de forma natural los ácaros de polvo, que es algo que interesa mucho a las personas con problemas respiratorios. Al reducir estas partículas, no sólo estamos aliviando nuestras alergias. También estamos apostando por un sueño mucho más tranquilo y reparador, que siempre se va a traducir en estado físico mucho mejor.

Otras ventajas a tener en cuenta

Podemos añadir, además, que el tacto de estos colchones es muy suave, por lo que meternos en la cama será aún más agradable. Asimismo, suelen ser colchones de firmeza media, algo que agrada a la mayoría de personas.

No podemos olvidarnos de que son colchones que tienen una gran durabilidad, siempre y cuando se les de los cuidados adecuados.

Elegir un colchón de látex

¿Son todos los colchones de látex iguales? No, ni mucho menos. Por este motivo, la decisión de compra hay que tomarla con detenimiento. Lo mejor es buscar una tienda que cuente con un buen catálogo, pues de esta forma siempre tendremos un modelo que se adapte a nuestras necesidades y bolsillo. Un buen ejemplo es tiendas relax.

En cuanto a las claves para elegir bien, lo primero que tendremos que pensar es si queremos látex sintético o natural. Como comentábamos, también hay modelos que combinan estas dos sustancias.

Será determinante la densidad del colchón. Esto afecta en la firmeza del colchón. Hay algunos que son más firmes que otros, aunque nunca hay que olvidar que se trata de un material moldeable y más bien mullido que jamás será tan firme como un colchón de muelles, por ejemplo.

La base del colchón es también importantísima. Si bien es cierto que hasta no hace mucho se recomendaban los somieres de láminas de madera, la mejor opción actual es la de las bases tapizadas. También aquellas bases que incorporan canapé, siendo un espacio de almacenaje estupendo.

En cuanto a la altura, el núcleo del colchón debería tener como mínimo unos 15 cm. Esto hace que la altura total del colchón sea mínimo de unos 18 cm para poder ser cómodo.

Cómo cuidar tu colchón de látex

Hemos dicho que son colchones que tienen una vida útil bastante larga. Ahora bien, es esencial tener un mantenimiento y seguir una serie de pasos para que su cuidado sea el correcto.

Para empezar, nada más recibir el colchón deberemos dejarlo unas horas en un lugar completamente ventilado.

Es importante darle una vuelta al colchón cada cierto tiempo, normalmente un mes. De esta forma, lograremos un uso uniforme y evitaremos las deformaciones.

Utiliza una base siempre adecuada que evite la formación de humedad y no te olvides de comprar fundas transpirables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: