Cómo elegir la base de maquillaje adecuada

Cómo elegir la base de maquillaje adecuada

Está claro que, busquemos un maquillaje natural o algo más elaborado, la base siempre será uno de los básicos que aprenderemos a manejar en cualquier academia de maquillaje en Coruña.

Dar con la base de maquillaje perfecta es esencial para lograr un buen look. Tendremos que atender a cuestiones como el tono, el formato y la textura del producto. El  primer paso es buscar la textura de maquillaje adecuada. Las principales son:

  • BB cream: si lo único que buscamos es unificar el tono de forma natural.
  • Maquillaje fluido: la opción más ligera y cómoda.
  • Maquillaje en crema: es más denso y cubriente, ideal para pieles maduras o con más problemas como granitos o rojeces.
  • Maquillaje en polvo: ideal para lograr un acabado aterciopelado y mate, sobre todo si tenemos exceso de sebo en el cutis. Si hay acné, es imprescindible usar productos no comedogénicos.
  • Maquillaje compacto: son más cubrientes y más difíciles de extender. Tenemos versiones compactas para casi cualquier tipo de piel, incluidas las más problemáticas y sensibles. Las hay libres de aceite, con factor de protección solar, para pieles sensibles, etc.

Cómo elegir el color ideal

La base de maquillaje es el producto que permitirá unificar el tono del cutis para lucir un maquillaje bonito y favorecedor y un rostro libre de imperfecciones.

Mucho cuidado con las compras online a no ser que conozcamos ya el tono que necesitamos. Los tonos se prueban en un lateral del rostro o del cuello. Es ahí donde hay que buscar el que se mimetice con el color natural de la piel. Así lograremos ese efecto de velo que cubra el cutis pero sin llegar al temido efecto máscara.

Para hacernos una idea del tono, podemos probar sobre el rostro los tres que podrían encajar realizando trazos contiguos. Hay que extender bien cada uno para que se integren lo mejor posible y poder comprobar cuál funciona mejor con tu tono de piel.

No podemos usar la misma base de maquillaje en invierno que en verano a no ser que la piel siempre esté igual de bronceada. Lo ideal es contar con dos tonos diferentes. Uno claro para los meses en los que no se toma el sol y otro un par de tonos más oscuros para la época de más exposición. Además, la textura de la base de maquillaje en verano tiene que variar. Es mejor buscar una que sea  más ligera y sutil porque contaremos con el bronceado natural de la piel a modo de base. Si en primavera queremos dar un toque más bronceado a la cara podemos recurrir a los polvos bronceadores.

Qué herramienta usar 

Además de elegir la textura, el formato y el tono de base, tenemos que hacer lo mismo con la herramienta de aplicación. Las principales que se usan en los cursos de maquillaje en Coruña son:

  • Esponja de maquillaje: permite un acabado natural y es muy versátil. Una de las mejores es la de silicona, ideal para bases de maquillaje fluida. Se puede usar también con polvos o maquillajes compactos.
  • Brocha kabuki: aporta más cobertura que una esponja, pero con un acabado natural y repartiendo bien el producto. Se usa tanto con maquillaje fluido como en polvo.
  • Brocha mofeta: permite una cobertura natural, más liviana. Se usa sobre todo con producto fluido.
  • Lengua de gato: permite mayor cobertura y funciona tanto con maquillajes fluidos como en crema, compactos o en barra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: