¿Cómo saber si estoy en cetosis? Síntomas y recomendaciones

¿Cómo saber si estoy en cetosis? Síntomas y recomendaciones

La cetosis es conocida como una condición metabólica en la que se encuentra el organismo en un determinado momento. Este estado se caracteriza por la segregación de sustancias denominadas cuerpos cetónicos, que surgen como respuesta ante dietas con altos contenidos grasos, en caso de ayunos y dietas bajas en carbohidratos.

En los últimos años se ha comenzado a hablar mucho más sobre este proceso particular del organismo, a raíz de la popularidad de las dietas cetogénicas. Un régimen alimenticio que ofrece diversos beneficios para el organismo, al igual que algunos efectos secundarios.

En esta ocasión tendremos la oportunidad de profundizar un poco más en relación a los aportes de este tipo de dietas, y además, detallaremos cómo saber si estás en cetosis.

¿Cómo sé si estoy en cetosis?

En primer lugar, es necesario comprender que la cetosis es un estado metabólico en el que entra nuestro organismo bajo ciertas condiciones.

Dietas cetogénicas

En el caso particular de las dietas cetogénicas, se somete al cuerpo a una dieta baja en carbohidratos y proteínas. Básicamente, el organismo entra en un estado de supervivencia y se ve en la obligación de producir cetonas que son utilizadas como una fuente alternativa de energía. Ante la ausencia de glucosa, la principal fuente de energía del organismo, el cuerpo comienza a utilizar los cuerpos cetónicos como sustitutos. Una vez que nuestro cuerpo ha reunido una suficiente cantidad de cetonas, comienza el proceso de degradación de las grasas que tenemos de reserva en el organismo.

Es un proceso que obliga al organismo a ejecutar un proceso que da como resultado un rápido adelgazamiento.

¿Qué hacer para que el cuerpo entre en cetosis?

Antes que nada, debemos destacar que solo aquellas personas que se encuentren en un excelente estado de salud pueden llevar a cabo una dieta cetogénica. Esto se debe a los múltiples riesgos que esta condición metabólica puede conllevar.

Una vez dicho esto, el primer paso para entrar en cetosis, es la reducción de los carbohidratos a una cantidad de 20 gramos al día, o incluso, menos. Unido a ello, se requiere de un consumo moderado de proteínas y una adecuada cantidad de grasas, que ayuden a favorecer la plenitud estomacal.

Algunas personas utilizan otros recursos, como los ayunos intermitentes, con el objetivo de intensificar la rapidez del proceso.

Al cabo de unos días, el cuerpo entrará en un proceso hipocalórico, es decir, la cantidad de calorías que recibe el organismo es muy baja. De esta manera se da inicio a los nuevos cambios en el metabolismo. 

Son cambios metabólicos que pueden variar en su rapidez e intensidad para la producción de los cuerpos cetogénicos. Cabe destacar que hablamos de un proceso de adaptación del cuerpo que comienza a manifestarse en diferentes síntomas que indican que se está en cetosis.

¿Cuáles son los síntomas que indican que estamos en cetosis?

Los cambios en el organismo a través de la importante disminución en la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos se presentan mediante una gran cantidad de formas y maneras. Algunas de ellas son temporales, solo al inicio de la dieta cetogénica, y otros síntomas se mantienen a lo largo de toda la dieta.

Reducción del peso

No cabe duda de que una de las primeras y más destacadas consecuencias del estado cetogénico del metabolismo es la disminución del peso corporal. El régimen de déficit calórico se caracteriza por la pérdida progresiva de peso.

Constante sed

Un efecto secundario del que debemos cuidarnos al llevar a cabo esta dieta, es que los cuerpos cetónicos tienden a ejercer un efecto diurético. Es por ello que es muy común llegar a sentir sequedad en la boca. La inhibición de algunas hormonas que actúan a nivel renal, producen una diuresis osmótica. En pocas palabras, el cuerpo crea un efecto de sed para poder reponer los hidroelectrolíticos que se hayan perdido a raíz de la diuresis.

Mayor energía

Uno de los síntomas de la entrada en cetosis es que nuestro organismo deja de experimentar los niveles de insulina acostumbrados después de cada comida. El mareo y el agotamiento son síntomas de los primeros días de la dieta, que tienden a desaparecer, para ser sustituidos por una sensación de mayor energía corporal.

Un aliento y sudoración particular

Algunas personas pueden llegar a experimentar un aliento y sudor con olor a fruta descompuesta, como resultado del efecto de los cuerpos cetogénicos. Es un síntoma poco común y es totalmente temporal, que sólo se manifiesta en un periodo corto de la dieta.

Ventajas de la cetosis

A pesar de la gran cantidad de efectos secundarios que posee esta dieta, son muchas las ventajas que tiene para ofrecer a nuestro organismo. Entre las principales ventajas que la dieta cetogénica nos permite disfrutar, podemos mencionar las siguientes:

  • Regulación del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Corrección de la diabetes.
  • Mejora en el rendimiento deportivo.

Hacer que nuestro organismo entre en cetosis puede llevar a ser una dieta un poco complicada. Sin embargo, sus resultados como la pérdida de peso, son totalmente eficaces. Cabe destacar también que aún falta mucho por investigar en torno a esta increíble y polémica dieta.

Principales consejos para entrar en cetosis

Existen muchas maneras de facilitar la entrada en cetosis, sin la necesidad de sufrir de manera brusca los cambios hormonales y metabólicos. Así que para poder aplicar una dieta cetogénica de forma rápida y segura, se recomienda:

  • Ayuno intermitente: es una de las recomendaciones que mencionamos más arriba, ocasionalmente, podemos olvidarnos del desayuno. Con el paso de los días será mucho más fácil, ya que la dieta tiende a reducir el apetito.
  • Consumo de 20 g de carbohidratos: la mejor manera de llevar el control de la gran cantidad de carbohidratos que ingerimos es mediante guías que podemos encontrar en internet.
  • Hacer ejercicio: en los primeros días será un poco difícil que podamos hacer mucha actividad física, debido al agotamiento corporal. Con caminatas regulares es más que suficiente para ayudar al proceso.
  • Preparar las comidas con aceite de coco: es una grasa natural, de gran ayuda en la cocina y que además se caracteriza por contener ácidos grasos de cadena media. Son sustancias que favorecen la entrada del organismo en cetosis de forma rápida, ya que ayuda a la producción de producción de cuerpos cetogénicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: