¿Conoces los consejos básicos para completar el Camino de Santiago?

¿Conoces los consejos básicos para completar el Camino de Santiago?

El regreso a la normalidad social y el buen tiempo climatológico posibilitan que los peregrinos vuelvan a recorrer los caminos hacia la ciudad santa de Santiago de Compostela. Bien realizando el camino Santiago o el camino francés, miles de personas vuelven a peregrinar en el Camino de Santiago. Bien andando, corriendo o en bicicleta. Múltiples formas de alcanzar una promesa o completar una aventura con aires místicos.

Si eres de esas personas que se echará una mochila al hombre y comenzará a peregrinar en las próximas fechas, quizá te interese conocer alguno de estos consejos básicos, ya realices el camino en compañía de amigos o te aventures a realizar el Camino de Santiago solo. Si sigues alguna de estas recomendaciones, te aventuramos que realizarás un peregrinaje que recordarás en décadas. ¡Empecemos! Y el comienzo se centra en dos aspectos esenciales: la preparación física y qué tipo de camino deseas realizar.

Equipaje: portar lo básico

Son dos aspectos clave que determinarán el éxito, o no, de tu peregrinaje. Si en tu rutina está el hacer ejercicio físico estás de enhorabuena, puesto que estarás preparado para aguantar el deterioro físico que supone recorrer los caminos hacia Santiago. Si no es así, te recomendamos encarecidamente que comiences a prepararte con meses de antelación. En resumen, si uno no está preparado físicamente, esta travesía acabará siendo una pesadilla. Otro aspecto por considerar es elegir qué camino realizarás: camino francés, camino portugués, camino primitivo, etcétera. La diferencia, aparte de geográfica en su comienzo, está en los kilómetros a completar; esto también puedes evaluarlo en función de tu estado físico.

La vestimenta y los complementos son otros esenciales en el camino hacia Santiago de Compostela y desembarcar en la Catedral y dar el abrazo al Santo. Debes llevar ropa cómoda y básicamente guardar en tu mochila lo imprescindible. Nada de llevar elementos superfluos que ni siquiera sabremos si vamos a usar. Debe llevarse lo que se usará. Hay que tener en cuenta que tendrás que portar con todas tus pertenencias durante muchas horas. Y si llevas muchas cosas, hay más peso sobre tu espalda. Si vas en bicicleta, quizá puedas llevar alguna mochila adicional, aunque eso no te quitará de tener que mover una bicicleta con mayor peso. Y el calzado debe ser cómodo y preparado para todo tipo de caminos.

Obviamente, la vestimenta debe elegirse en función de la época en la que vayas a convertirte en peregrino. De esta misma forma, podrás realizar un listado de aquellos sitios (albergues en su mayoría, los cuales están preparados para el peregrino) en los que descansar o, directamente, dormir sobre un saco adecuado, más si es verano. Y si hace calor, otra recomendación consiste en comenzar todas las jornadas a una hora muy temprana, y de esta manera evitarás cualquier golpe de calor que te lleve al traste con tus planes de llegar a Santiago de Compostela. Y también porque cerrarás antes tu jornada y te asegurarás tener sitio en los albergues, ya que algunos se llenan rápidamente y se completan por orden de llegada.

Finalmente, en tu mochila no debe faltar un pequeño botiquín con el que curar alguna herida, especialmente las ampollas que irán apareciendo en tus pies, a los que debes cuidar como oro en paño, de lo contrario, quizá no puedas completar tu peregrinaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: