El consumo de pornografía se ha disparado en España durante la cuarentena

El consumo de pornografía se ha disparado en España durante la cuarentena

Una de las consecuencias que ha dejado el coronavirus a su paso ha sido un aumento significativo del consumo de porno. PornHub, una web dedicada a cine para adultos, así lo confirma en un informe en el que refleja un crecimiento del 61,3% en la primera semana de confinamiento.

El coronavirus obligó a la población a recluirse en casa y limitar al mínimo las relaciones sociales y el contacto físico. Durante los dos largos meses que duró el confinamiento, los españoles buscaron nuevas formas de ocio en internet y aumentaron las actividades online habituales que se venían realizando. Entre ellas destaca el aumento del visionado de videos para adultos, de pornografía y hentai.

Datos del porno en España

El porno español factura unos 500 millones de euros al año, colocando a España en la cuarta posición de Europa, detrás Alemania, Francia e Italia.

En el ranking mundial, España se sitúa entre uno de los países más aficionados al cine pornográfico del mundo, quedando en decimotercera posición. Según asegura el departamento de datos de la web PornHub, uno de los mayores servicios gratuitos de cine para adultos en streaming por internet, los españoles pasan una media de 8 minutos y 4 segundos frente a la pantalla cuando ven porno. Estos datos indican que la población no es adicta al porno y que prefiere pasar su tiempo libre realizando otras aficiones.

Cuarentena por coronavirus y porno

En la cuarentena, con la limitación en las relaciones sociales, se ha visto incrementado el tiempo de consumo de porno en más de un 60 %. Algo bastante comprensible, teniendo en cuenta que durante este periodo se ha obligado a aislarse de los demás y vivir en soledad sin posibilidad de contactos sexuales físicos.

Aquellos que viven en pareja han seguido manteniendo la misma asiduidad en sus relaciones íntimas, o incluso las han visto aumentadas por disponer de más tiempo para dedicarse a ellos mismos. Sin embargo, los solteros han visto cómo las citas y las posibilidades de tener relaciones han caído empicado por la falta de oportunidades y el miedo al contagio.

¿Qué es el hentai? Subgénero popular del porno animado japonés que crece en España

Dentro del ocio para adultos que se consume hoy día, el hentai es un género de ficción japonesa de contenido pornográfico que aumenta exponencialmente en el número de seguidores. Las historias se pueden contar a través de dibujo (manga) o en formato de animación audiovisual (animé). Es un género del porno que cada día suma más seguidores, sobre todo entre el público más joven que está bastante familiarizado con el manga y el anime. Como no podía ser de otra manera, con el encierro de los jóvenes en la cuarentena, su visionado también ha aumentado considerablemente.

La palabra hentai significa perversión o transformación en japonés. En este género se encuentran una gran variedad de fetiches y subgéneros dependiendo de la temática o de las características protagonistas y en muchos casos se entrecruzan con otros grandes géneros, como la ciencia ficción o el género policial.

Historia del hentai

En las historias gráficas japonesas, los desnudos aparecieron en la década de 1960. Sin embargo, hubo que esperar hasta la década de los 70 para encontrar las primeras producciones animadas, que se vendieron como hentai. Se trató de uno de los primeros productos pornográficos de animación moderna que se dirigió al público adulto.

Antecedentes del hentai

La representación del cuerpo humano desnudo ha sido considerada una de las primeras formas de arte. Estas representaciones no se consideran pornografía, ya que, para considerarse como tal, como es el caso del hentai, debe existir una representación explícita de actos sexuales que tenga como objetivo provocar excitación sexual en aquel que los ve

En el siglo XV comienzan a aparecer en Occidente las representaciones con claros objetivos pornográficos. El perfeccionamiento de la imprenta es el que permite distribuir y vender copias de grabados con contenido sexual.

Se puede considerar un antecedente occidental del hentai ya que tienen en común las representaciones ficticias del acto sexual. En cambio, con la llegada de la fotografía, la pornografía de occidente se dedicó principalmente a imágenes con protagonistas reales.

En Estados Unidos también se encuentra otro antepasado occidental del hentai, que son las animaciones eróticas, que comenzaron a producirse en la década de los años 20 y que eran de corta duración (menos de diez minutos).

Las animaciones orientales anteriores al hentai son el manga, del que se ha hablado con anterioridad y que relata historias a través del dibujo, y el shunga.

Este género se desarrolló en Japón entre los siglos XVII y XIX, que consistía en dibujos y grabados de situaciones sexuales. Se distribuían y vendían en álbumes de imágenes o como ilustraciones de libros de literatura popular.

El precio de estos libros era bastante elevado, entre otras cosas porque existían prohibiciones para su creación y comercialización. El shunga se considera un antecedente oriental del hentai porque en ambos géneros se representan situaciones sexualmente explícitas de forma ficticias. Al igual que ocurre con el hentai, en el shunga se incluyen situaciones imposibles en la vida real, tales como la participación en el acto sexual de animales monstruosos, mitológicos o imaginarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: