La evolución de la formación online en la última década y el impulso del COVID

La evolución de la formación online en la última década y el impulso del COVID

Estudiar por internet se ha convertido en una actividad cada vez más habitual. Aunque desde 2020 se ha impulsado considerablemente debido a la propagación de la pandemia, lo cierto es que este terreno llevaba ya una trayectoria ascendente desde tiempo atrás. Bien es cierto que en los últimos doce meses ha crecido a un ritmo exponencial, pero la inercia ya estaba presente, convirtiendo a la formación a distancia, o formación online, en todo un caballo ganador para el futuro de los estudios.

¿Tanto ha cambiado la formación online en los últimos años?

La oferta de estudios no presenciales ha crecido exponencialmente en los últimos dos años. De hecho, centros como tech universidad tecnológica se han especializado en esta materia para poder garantizar el acceso a cualquier disciplina online para prepararse sin problemas desde cualquier punto del globo. Los mejores profesores, las mejores plataformas y títulos 100% oficiales y válidos en el ámbito europeo para poder ejercer a nivel profesional.

Su propuesta es un reflejo perfecto de cómo ha evolucionado el ámbito de los estudios a través de internet. Han pasado de ser algo mirado con escepticismo a convertirse en todo un aliciente para estudiantes y trabajadores. ¿Cuáles han sido las claves de esta evolución? Vamos a verlas a continuación:

Mayor número de titulaciones

Hace unos años, la formación online se limitaba sobre todo al ámbito profesional. En numerosas ocasiones, lo que se encontraban eran cursos destinados a trabajadores que, por necesidades de su ambiente laboral, debían pasar por cierta preparación adicional para obtener ciertos certificados y prepararse para usar determinadas herramientas o ahondar en campos concretos de su sector. Eso ha cambiado drásticamente en la última década.

En la actualidad hemos visto cómo la formación online y a distancia ha estado presente en el ámbito de la educación primaria, la secundaria, bachiller, profesional y en universidades. Ha ganado especial importancia en este terreno la presencia de másteres online, sobre todo porque encajan muy bien con aquellos estudiantes universitarios que están trabajando, pero quieren seguir puliendo sus dotes y preparación de cara al currículum.

El abanico de títulos con validez oficial ha crecido como nunca antes. Si bien es cierto que hay casos más puntuales, como el de la educación primaria o la secundaria, en el resto de frentes ha llegado para quedarse. Cada vez hay más facilidades para dar con un título que conceda aptitudes profesionales en internet. Aunque, obviamente, ni es algo gratuito ni es algo que se consiga en poco tiempo. A fin de cuentas, sigue siendo preparación de cara al ámbito profesional.

Software avanzado

Sin duda, uno de los puntos más fuertes de la progresión y el avance de los cursos online es que usan un software mucho más avanzado. La evolución de los programas y herramientas implicados en el estudio a través de internet ha sido una constante, sobre todo por la necesidad que ha surgido en los últimos dos años. Cuando nos referimos a esto, no solo hablamos de herramientas de modelado, edición y demás, ni siquiera a foros o plataformas de estudiantes online.

Hablamos de sistemas que permiten a varios alumnos trabajar en un mismo documento y al mismo tiempo aunque estén a kilómetros de distancia, la habilitación de videoconferencias en directo y de otros sistemas interactivos y simultáneos. Todo lo necesario para poder estar en un mismo entorno virtual coordinándose a pesar de la distancia, y sin necesidad de exponerse a contagios, uno de los grandes miedos de 2020 en adelante.

Mucha más libertad de progreso

Otro punto crucial y que no se puede pasar por alto en este avance de la formación a través de internet es que se ha volcado por completo a la hora de ofrecer tanto flexibilidad de horarios como libertad de progresos. Muchos cursos han establecido un sistema de objetivos o hitos comprendidos en determinadas ventanas de tiempo. De esta forma, los alumnos tienen vía libre para llegar a esos plazos como deseen.

Libertad para escoger, atendiendo a clases grabadas en diferido o emitidas en directo, según se desee, con tutorías virtuales disponibles en amplias horquillas horarias y muchas herramientas que facilitan el trabajo en tiempo real o en diferido, como hemos explicado en el apartado anterior. Con todo esto, quienes lo tienen más difícil para conciliar horarios en su día a día, gozan de más herramientas para encajar todo el puzle de la rutina. La formación ha hecho mucho en este sentido, progresando como nunca para que sea más fácil estudiar desde donde sea y cuando sea.

Tampoco podemos pasar por alto una mayor adaptación a toda clase de dispositivos para quienes no puedan usar su PC, amén de una mayor implicación no solo de docentes profesionales, sino también de expertos de diferentes sectores para dar más fuerza a los temarios y al contenido aprendido. Todo se está conjugando y reuniendo para que la formación por internet siga evolucionando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: