Las tres Marías: las estrellas más conocidas por los aficionados

Las tres Marías: las estrellas más conocidas por los aficionados

Sin importar el mucho o poco conocimiento que se tenga de astronomía, es común que una gran cantidad de personas, en algún momento de sus vidas, hayan mirado al cielo de noche y notado a Las tres Marías. El nombre deriva de la cultura popular. Su brillo las hace únicas y reconocibles desde todos los puntos de la tierra.

Estas tres estrellas son probablemente las más conocidas por los aficionados. Sin embargo, su nombre, el dado por quienes conocen sobre este tema, es el de «Cinturón de Orión». Esto se debe a que están ubicadas en el medio de la constelación de Orión.

Cinturón de Orion Mintaka Alnitak y Alnilam

Otros de los nombres que se les ha dado popularmente es el de Los tres Reyes Magos. No obstante, cada tiene un nombre propio: Mintaka, Alnitak y Alnilam.

Un asterismo

Una de las principales características de Las Tres Marías es que se trata de un asterismo. Es decir, son estrellas que conforman un patrón (en su caso una línea casi recta), que puede ser mirada desde la tierra.

No se trata de una constelación como tal, ya que estas responden a clasificaciones oficiales. Un asterismo es principalmente una forma de denominar que existe dicha formación de estrellas, pero que solo hacen un patrón.

Asterismo de Orión

En el caso de Las Tres Marías, el hecho de que sean tan brillantes y fáciles de reconocer, permite que entren dentro de esta clasificación. Además, ni siquiera hace falta utilizar dispositivos de observación para encontrarlas.

Mintaka está a 2300 años luz de la tierra; Alnitak, a 1100 años; Alnilam, a 1200. Para los países que se encuentran en la zona del Ecuador es mucho más fácil mirarlas, a tal punto que lo hacen durante todo el año.

Mintaka

Mintaka es un tipo de estrella múltiple, es decir, son tres estrellas que conforman un sistema. Su nombre es el término utilizado para llamar al cinturón de Orión.

Estrella Mintaka

La estrellas que conforman este sistema tienen 20 veces el tamaño de nuestro sol, logrando así ser 90.000 veces más luminosas. Además, se encuentran a 915 años luz del sistema solar.

Al mirarla desde la tierra se puede localizar como la estrella que está más hacia el occidente.

Alnitak

Es la que está más hacia el oriente de las tres. Su nombre también significa cinturón de Orión y proviene del árabe. Al igual que Mintaka, se trata de un sistema estelar con tres componentes.

Estrella Alnitak

El más grande de ellas es de color azul. Tiene, también, 20 veces el tamaño del sol, pero su luz es 100.000 veces más brillante. Se estima que tiene 6 billones de años y debido a su tamaño es posible que su periodo de vida no sea tan largo.

Alnilam

El nombre de Alnilam puede traducirse como collar o hilo de perlas. Es la que está en el centro de Las Tres Marías, teniendo mayor tamaño. Se estima que posee 20 veces la masa del sol. A su vez, es 375.000 veces más luminosa.

Estrella Alnilam

Esta estrella posee unos 4 millones de años, pero al igual que Alnitak no tendrá una vida muy larga debido a su enorme tamaño. Los científicos estiman un millón de años más para luego explotar en supernova.

Las Tres Marías y las pirámides de Egipto

En 1948, el estudioso astrónomo y conocedor sobre Egipto, Robert Bauval, pudo determinar que las estrellas pertenecientes al Cinturón de Orión estaban justo encima, en la misma posición que las pirámides de Giza.

Bauval descubrió, además, una serie de atributos únicos que compartían los astros con las construcciones. Por ejemplo, si mira con atención, se podrá notar que Mintaka no está del todo alineada con las otras dos. En el caso de las pirámides, aquella que está debajo de dicha estrella también posee el mismo desvío.

Otro aspecto que relaciona a ambas es que Mintaka es la estrella de las tres que resulta menos brillante. En el caso de la pirámide, la que está debajo es precisamente la más pequeña.

En el caso de la estrella de en medio, Alnilam, es la más brillante. La pirámide del medio es la de mayor tamaño.

Cada una de estas coincidencias llamó la atención de muchas personas. Los egipcios pensaban que una vez muertos el cielo podía abrirse justamente en el lugar en el que están las estrellas. Estas, a su vez, representan mucho más que simples astros. Así como ayudaron a guiar a numerosas embarcaciones en el mar, también fueron capaces de servir para la construcción de las pirámides de Giza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: