SEO y SEM, las mejores formas de posicionarse en Internet

SEO y SEM, las mejores formas de posicionarse en Internet

Estas dos estrategias pueden hacer que una web quede al alcance un clic en los buscadores como Google cuando un cliente necesita lo que un negocio hace, si este ha sabido posicionarse y jugar bien sus cartas. El SEO y el SEM son dos estrategias para llegar a tus clientes potenciales, cuando estos se encuentran interesados en encontrar un servicio que tú puedes ofrecer.

La llegada del marketing digital ha supuesto una evolución radical en la forma en la que se desenvuelve en el mercado una marca, y cómo se comunica ésta con sus clientes o los que podrían llegar a serlo. A diferencia del marketing tradicional, el online tiene herramientas que permiten segmentar mucho mejor el público objetivo, de forma que ya no se perciba para ellos el contacto como acciones publicitarias, sino como contenido de interés.

Esto cambia el sentido de una relación que hasta el desarrollo del marketing online, era vertical y unidireccional. Ahora esta relación es horizontal y de ida y vuelta pues, las redes sociales, los foros, los canales de vídeo online, etc., sirven a las marcas para comunicarse, escuchar y saber qué quieren sus clientes.

¿Cómo usar el SEO y el SEM en el negocio?

El trabajo detrás de ello es bastante complejo, y requiere de un estudio constante para que sea realmente efectivo. Una agencia de SEO y SEM busca sacar posicionar la página web de una empresa en lo más alto de Google. Y cada una por medios distintos. Mientras que el SEO trata el posicionamiento orgánico, el SEM permite posicionar en los primeros puestos una web a cambio de un pago y durante un tiempo determinado.

El SEO en es inglés es Search Engine Optimization, es decir, es la posición en la que aparece una página web en los buscadores según unas palabras clave. Engloba todas las acciones que se pueden hacer para aparecer en las primeras posiciones orgánicas de los resultados de búsqueda y depende exclusivamente de la relevancia que le dé Google a la web.

SEO y el SEM en el negocio

Por otro lado, el SEM se refiere únicamente a los resultados que han pagado para conseguir ese puesto relevante en la primera página. Además de los criterios que tiene Google para posicionar, es posible colocarse en el primer puesto comprando un espacio publicitario que se paga por cada clic, cuyo precio varía según la demanda. Se muestran en el mismo formato que los otros resultados, pero con un indicativo de que es un anuncio.

Entonces, la agencia se preocupa por encontrar la mejor fórmula posible para que la empresa aparezca como la más relevante dentro de su nicho de mercado, y así ganar un mayor número de visitas de clientes potenciales. Esto aumenta de forma significativa las probabilidades para cerrar una venta. Todo se basa en que la página será relevante tanto para Google como para los visitantes, y que éstos últimos no sientan que están expuestos a la publicidad.

¿Cuánto cuesta el SEO y el SEM?

El SEO es una inversión segura porque siempre da resultados positivos, siempre que se confíe en profesionales cualificados. La formación continua junto con el dominio de varios factores técnicos que afectan al SEO de las webs, es lo único que garantiza resultados óptimos. Esto implica que lo mejor es hacer una inversión constante en tiempo o dinero para que la web siempre esté bien posicionada.

Los precios SEO varían mucho dependiendo de la agencia a la que se contrate y de los diferentes planes que estas ofrezcan. Algunas ofrecen opciones de paquetes mensuales y anuales de los servicios que prestan.

Particularmente, suele ser mejor optar por varios meses e incluso un año, porque el SEO es una estrategia que da resultados en el medio-largo plazo, generalmente. Las webs siempre son susceptibles de tener algún fallo, una actualización mal hecha o lo que sea que afecte al SEO, y por eso hay que hacer auditorías constantemente. Además, es un método de marketing que muchas veces requiere de ensayo y error porque los parámetros por los que se rigen los buscadores están ocultos.

En cambio, el SEM permite pagar para que una web aparezca en los primeros puestos. Siempre es posible que el anuncio que se compre no sea lo suficientemente relevante y termine por no ser rentable. Para evitar caer en este error, hace falta un análisis profundo del mercado y de las palabras clave del nicho.

Adicionalmente, como parte de la estrategia de marketing digital se suele incluir el control de las de redes sociales. Hoy día suponen la forma más directa que tiene un negocio para comunicarse con el público general, e invitarlos de forma activa a que adquieran productos de la marca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: