Publicidad programática frente a publicidad tradicional, ¿por qué la primera garantiza mayor rentabilidad?

Publicidad programática frente a publicidad tradicional, ¿por qué la primera garantiza mayor rentabilidad?

Los últimos 2 años han sido clave para el impulso extremo del comercio online y la situación generada por la pandemia ha obligado a muchas empresas a transformarse en el ámbito digital. La coyuntura económica y social actual está introduciendo cambios en todas las disciplinas, y en el marketing online no podía ser menos.

Este sector, que ya de por sí está muy sujeto a cambios y estímulos constantes, se ha revitalizado por completo con procesos como el de la publicidad programática, cuyo objetivo es asegurar un mayor grado de eficiencia en la inversión en marketing.

¿Qué es y cómo funciona la publicidad programática?

Este término todavía suena desconocido para muchas empresas y emprendedores, pero en realidad es mucho más próximo de lo que creemos, pues se sirve de avances tecnológicos como el Big Data o la inteligencia artificial que están muy presentes en nuestro día a día.

La publicidad programática consiste en comprar de manera automatizada espacios publicitarios en medios digitales. Las empresas acuden a ella porque es la fórmula de que sus anuncios aparezcan en medios que van a ser visitados por su público objetivo.

Gracias a la publicidad programática de ONiAd, empresa referente en esta estrategia de marketing, las empresas aseguran un mayor retorno de la inversión. La dinámica es relativamente sencilla, detectar las coincidencias entre los espacios disponibles para mostrar la publicidad en los medios online y la demanda de anunciantes.

Decimos que es sencilla en principio cuando se acude al auxilio de empresas especializadas. En realidad es un concepto muy complejo basado en la idea de aprovechar el acceso a la información de los clientes a través de sus cookies.

La tecnología Big Data y los sistemas de inteligencia artificial detectan cuáles son los intereses de los clientes. La eficacia se consigue cuando se conecta al consumidor adecuado con lo que realmente está buscando. Las empresas adquieren esos espacios publicitarios sabiendo que van a ser visitados por clientes que sí pueden convertirse en prospectos.

De este modo, la ventaja principal frente a la publicidad más corriente y tradicional es que no se va a ciegas intentando captar clientes, sino que existe un mayor grado de especificidad y un alto retorno de la inversión.

¿Cuántas variantes de publicidad programática se distinguen?

La publicidad programática agrupa a varios procesos que persiguen el objetivo de dirigirse a clientes más específicos, más interesados en aquella que se promociona. El objetivo es lanzar anuncios y propuestas a ese sector de la audiencia que va a interaccionar positivamente con ellas.

Para ello se pueden establecer distintos procesos. El RTB, Real Time Bidding, es una subasta en tiempo real donde las empresas compiten por los espacios publicitarios. Esto es posible gracias a las cookies que van recopilando información de los usuarios. Desde fuera, sin conocer estas estrategias, parece un proceso muy complejo, pero ONiAd lo hace muy sencillo.

Esta agencia ha potenciado su crecimiento en España durante los últimos años gracias a incorporar estos sistemas. Ahora está haciendo lo propio en el ámbito internacional. Como leemos en este otro artículo, donde se señala la expansión de ONiAd en Latinoamérica como referente en publicidad programática.

El RTB es una subasta pública, mientras que el PMP es una subasta privada. PMP son las siglas de private marketplace, un sistema en el que para participar hay que recibir una invitación. El aspecto positivo es que se consigue un mayor grado de especificidad y una información más precisa del portal donde se coloca el anuncio.

También están Programmatic Direct y Preferred Deals. En el primero la empresa que se anuncia y los portales donde aparece el anuncio llegan a un acuerdo previo sobre el pago de publicación. En Preferred Deals son los propios portales los que proponen un precio a los anunciantes antes de vender los espacios en una subasta a tiempo real.

Con la publicidad programática el objetivo es claro, intentar atraer y fidelizar clientes yendo a medios relevantes para esos anuncios. ONiAd es un buen ejemplo en este sentido, pues colabora con más de 3.000.

¿Por qué la publicidad programática es una apuesta segura?

Con estos formatos publicitarios los anunciantes logran mayor visibilidad y tráfico en medios relevantes. La rentabilidad es más alta y se asegura un importante retorno de la inversión. A su vez, son ellos los que pueden determinar qué cantidad de presupuesto diario destinan a las subastas, llevando así mayor control en la inversión.

De este modo es posible elegir la frecuencia de aparición de los anuncios, segmentar las audiencias e incluso servirse de la geolocalización de los usuarios a nivel nacional y local. Esto convierte a la publicidad programática en un complemento del SEO local, otra estrategia de marketing que no hay que abandonar.

Cada vez son más las empresas que confían en estos formatos más digitalizados, inteligentes y selectivos, pues son sabedores de que hay que aprovechar la información que los clientes dejan de manera voluntaria en internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: