Razones por las que el trasplante capilar en Turquía es tan popular

Razones por las que el trasplante capilar en Turquía es tan popular

Pocos países tienen la importancia dentro del sector del turismo médico que tiene Turquía. Su capital, Estambul, está considerada como la ciudad más importante a la que acudir cuando se quieren solucionar los problemas asociados con la pérdida del cabello. Es, por ende, el lugar idóneo para practicarse una cirugía menor de trasplante capilar, y muchas razones dan fe de ello.

Turismo médico

La verdad es que poco se habla de esa rama del turismo denominada como turismo médico, es decir, personas que aparte de realizar un viaje con razones estéticas o de salud, aprovechan la oportunidad para recorrer culturas y lugares que, de otra manera -y bajo otras motivaciones-, les serían imposibles de recorrer o conocer.

Turquía, como país, engloba el concepto de turismo médico a la perfección. Un lugar enigmático y, aunque europeo, culturalmente es muy diverso, y diferente de lo que el mundo occidental esperaría. Aparte de tener una riqueza histórica incomparable, lo suficientemente interesante como para demandar millones de turistas al año.

Y precisamente, Turquía cada año se queda más cerca de llegar a la cifra de más de 1 millón de viajeros que llegan al país, y específicamente a la capital, en busca de algo en particular: un trasplante capilar Turquia.

Estambul cuenta con clínicas especializadas en el ramo -quizás las más avanzadas en cuanto a técnicas seguras y eficaces en todo el mundo-; algunas con casi 30.000 procedimientos exitosos o 3 décadas de experiencia, por lo que no solo es una cuestión de turismo médico -ya que muchas clínicas ofertan sus trasplantes capilares junto con una propuesta turística imperdible y que, al final, acaba siendo muy económica-, sino que es una cuestión también de seguridad y confianza, ya que lo más probable es que los pacientes estén en las mejores manos posibles y ante los profesionales más capaces de su ramo.

¿Por qué practicarse un trasplante capilar en Turquía?

La pérdida del cabello es un problema que afecta a muchas personas en la actualidad. En algunos casos, por una cuestión genética o alopecia, pero en muchos otros puede ser una situación derivada de exposición sostenida al estrés, o un problema derivado de cambios hormonales o reacciones a las medicaciones. Por otra parte, el embarazo o el parto pueden influir en la pérdida del cabello, y así también muchas enfermedades y su tratamiento -el cáncer y su tratamiento son un evidente ejemplo-.

El implante capilar es una excelente solución para la pérdida del cabello. Primero, por ser definitiva -el cabello sigue creciendo y fortaleciéndose tras esta intervención-, y segundo, por ser segura, lejos de productos mágicos y muy lejos de intervenciones peligrosas, ya que la tecnología ha permitido que hoy la mayoría de las personas que sufren la pérdida del cabello, puedan someterse a un implante capilar y en poco tiempo estar con su vida normal, sin ningún tipo de riesgos.

Y así como el implante capilar es una excelente solución, el implante capilar Turquia, específicamente es tal vez la decisión más inteligente en ese sentido, y yendo más allá del turismo médico y la posibilidad de conocer un país maravilloso al tiempo que se realiza la intervención quirúrgica, hay varias razones de peso para considerar el viaje a Estambul como una buena elección:

  • Precio: la competencia en Estambul ha dado la posibilidad de que los precios de esta clase de servicios especializados se sostengan a la baja. Comparado con el precio en España o en otro país europeo, se puede ahorrar entre un 30% y un 50% en el coste de la intervención. A eso se debe añadir que la conversión económica beneficia al euro por encima de la lira, con lo que puede ser aún más económico de lo que se cree.
  • Seguridad: FUE, DHI y otras técnicas derivadas de ellas -aún más modernas- son la norma de los implantes capilares en Turquía. Con eso, se asegura la confianza y la seguridad en los procedimientos, con una tasa de éxito muy alta.
  • Resultados: el cabello sigue creciendo después del trasplante, los resultados comienzan a verse al cabo de unas semanas, y todas las clínicas mantienen celosos cuidados posteriores a la intervención, con lo que aseguran la satisfacción de sus pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: