Ventajas del cultivo en growbox

Ventajas del cultivo en growbox

Cultivar marihuana en espacios abiertos requiere de un máximo de discreción, cuidado y atención para que la planta no sucumba ante los cambios atmosféricos.

Para superar esto y controlar el crecimiento de la planta paso a paso, los armarios de cultivo son la mejor herramienta que cultivadores experimentados y noveles encuentran para obtener cosechas de mayor calidad.

¿Qué es un armario de cultivo de cannabis?

Un armario de cultivo, también conocido como growbox o caja de cultivo, es una herramienta que se utiliza en cultivo indoor para que el crecimiento de plantas exóticas pueda transcurrir en el absoluto control de las condiciones de temperatura, humedad y ventilación.

Se tratan de estructuras compactas y seguras donde el cultivador emula un microclima con las condiciones reales donde la planta se siente más a gusto y, con ello, motivar un crecimiento libre de interferencias externas.

El uso de este tipo de herramientas se ha normalizado desde hace unas décadas para superar las restricciones legales en ciertos países, evitar pérdidas de cosechas y contribuir a que la siembra y mantenimiento de las especies sea más cómoda para las personas. En grow online puedes encontrar todo lo que necesitas para empezar tu propio cultivo desde casa.

Ventajas del cultivo de cannabis en armarios  

Si alguna vez has intentado cosechar cannabis en el exterior, seguro que te habrás enfrentado a muchos problemas. En función de la variedad, el crecimiento de la planta puede comprometerse por las fluctuaciones del terreno y los cambios climáticos.

En vista de que los armarios de cultivo crean su propio ecosistema, representan las siguientes ventajas con respecto al método convencional:

Son más discretos

Los armarios de cultivo son estructuras discretas, seguras y herméticas que proporcionan mayor intimidad frente a los extraños. Aunque muchos cuentan con un diseño transparente, otros son completamente cerrados, de manera que un tercero no podrá saber qué hay en su interior.

Al mismo tiempo, el cultivo se hace en todo momento en el interior. Esto reduce al 100% la exposición que se puede tener frente a la ley, haciendo el proceso más personal y seguro para ti. Además, como no ocupan mucho espacio, no interrumpen en absoluto la movilidad o el diseño de tu hogar.

Permiten cultivar en cualquier época del año

Ya que la planta no se inmuta a los cambios bruscos de temperatura del invierno o el verano. Algunas variedades de cannabis demandan ciertas condiciones especiales para florecer (como la exposición diaria a determinadas horas de luz solar), por lo que su cultivo sólo está restringido a ciertas temporadas.

Todo esto se supera con facilidad gracias a las cajas de cultivo. Estas aíslan a la planta y le proporcionan su propio clima, el cual puede contrastar con el que se vive en el exterior. Este ecosistema se mantiene en perfecto equilibrio los 12 meses del año para que la cosecha no dependa de las condiciones atmosféricas.

Se evita el contagio de plagas

Pulgones, ácaros, babosas, moscas, orugas, hongos y demás pueden comprometer en mayor o menor medida tu planta. En el exterior, todas estas plagas están al acecho y son difíciles de controlar, mientras que en un ambiente cerrado herméticamente la invasión de ellas se reduce a 0.

Gracias a esto, no perderás meses de trabajo o alterarás la calidad de la cosecha. Siempre y cuando se sigan las estrictas normas de seguridad, el contagio de plagas es imposible y la planta podrá crecer saludablemente.

Controlas la temperatura, la luz y la humedad a tu antojo

Algo que no se puede hacer en otros contextos, ya que siempre dependerá de condiciones ajenas al cultivador. La elección de la temperatura y otros valores se puede hacer en función de la especie de cannabis, aunque siempre se puede modificar durante su crecimiento de acuerdo a cómo va reaccionado con el paso de las semanas.

Las cajas incorporan un sistema de ventilación para que el aire circule libremente dentro de la estructura y así evitar su sofocación. También cuentan con un mecanismo reflectante de la luz, de manera que cada hoja recibe una cantidad proporcional para asegurar un crecimiento equilibrado

Aísla a la planta del estrés

El ruido, el smog y la interferencia de otras plantas y animales son solo algunas de las cosas a las que se se puede exponer el cultivo en el exterior. Todo esto se traduce en niveles de estrés altos que pueden retardar su crecimiento o impedir que el florecimiento se produzca.

La planta está resguardada en un lugar de tal forma que nada condiciona su desarrollo. Al estar cerca de ti, también puedes controlar de una manera funcional el aporte de nutrientes y agua.

Una ventaja extra de cultivar cannabis con armarios es que se consigue una mayor interacción con la especie. Se aprende mucho más acerca de ellas, como por ejemplo sus periodos de crecimiento, sus etapas de floración, la cantidad exacta de líquido que hay que suministrarle y mucho más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: