Cómo elegir un barco a motor

Cómo elegir un barco a motor

Comprar un barco de recreo es una ocasión especial que llena de ilusión a cualquier amante de la náutica deportiva. No obstante, para realizar una compra adecuada es preciso ser cautos a la hora de elegir la nave correcta, especialmente cuando se piensa adquirir un barco a motor de segunda mano.

Existe una enorme diversidad de naves disponibles en el mercado, así como diferentes tipos de embarcaciones entre las cuales escoger, diseños, materiales de construcción, potencia y alternativas de propulsión. Es necesario considerar todas estas variables, junto al presupuesto, en el momento de elegir un barco a motor.

A continuación, te presentamos una lista que resume los puntos clave a tener en cuenta cuando nos enfrentamos a la tarea de elegir barcos a motor, especialmente si eres inexperto en el tema.

¿Barco nuevo o de segunda mano?

Lo primero a considerar será el estado de la embarcación. Tal como ocurre al comprar un coche nuevo, con un barco nuevo podrás elegir accesorios y algunas características de acuerdo a tus necesidades y también dispondrás de garantía de parte del fabricante en caso de inconvenientes, pero tendrás que esperar algunos meses desde el momento de hacer el pedido hasta la entrega. Marcas como Jeanneau, fabricante de embarcaciones desde hace más de 60 años, ofrecen varios modelos muy interesantes.

Con respecto a los barcos de segunda mano, la principal ventaja que encontramos es la posibilidad de realizar una compra inmediata, a un precio más accesible por la cantidad de barcos ofertados en el mercado. Además, la compra de segunda mano no afecta a la depreciación, especialmente si se adquiere un barco dentro de sus primeros años de vida útil.

Inspecciona la infraestructura

Una vez que se consigue un barco con las características deseadas, es necesario realizar una inspección completa y analizar la infraestructura en busca de señales de tensión fuera de lo normal, grietas en la pintura, separaciones y deformaciones cerca de los cadenotes, ya que todas estas son señales de una embarcación sometida a exceso de tensión.

Realiza pruebas en los equipos de navegación

Es necesario revisar el radar, la sonda, GPS, luces, limpiaparabrisas y otros elementos para comprobar que se encuentran al 100% operativos y en perfectas condiciones de funcionamiento. También es buena idea solicitar la última inspección técnica realizada, así como el certificado de navegabilidad

Comprobar la información del motor

Se debe solicitar las facturas que demuestren el mantenimiento del motor y las reparaciones que se hayan realizado desde el momento de la compra. Con el libro de mantenimiento en la mano, es bueno comprobar las horas de los motores, correas, filtros, aspecto del aceite y la condición real de las baterías.

Recurre a un profesional independiente

Finalmente, la recomendación principal es que se acuda a un profesional independiente que se encargue de todo el proceso de inspección de la embarcación que hemos encontrado. El realizará una inspección completa de la nave y elaborará un informe con su valoración y algunas recomendaciones. De este modo podremos evitar pérdida de tiempo en desplazamientos.

Siguiendo estos consejos, seguramente la experiencia de compra de tu nuevo barco a motor será más sencilla y agradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: