Mitología japonesa: los principales dioses de Japón

Mitología japonesa: los principales dioses de Japón

Conocida como una de las mitologías más complejas y difíciles de explicar, la japonesa es considerada como un entramado de mitos, creencias y dioses. Está basada en el Sintoísmo, la religión originaria de Japón. El sintoísmo es producto de las creencias de los pueblos originarios de la isla, además de la mezcla con la cultura china. Su principal referencia es el libro llamado Kojiki, el cual dará pie a la creación de otro libro antiguo denominado Nihonshoki.

En la mitología japonesa cohabitan dioses, héroes, demonios, espíritus, animales sagrados y objetos de valor y dignos de adoración. Estos son muchísimos, cada uno con un nombre propio que los diferencia. Además, están involucrados en respectivos mitos que van desde la creación del mundo hasta su conformación y funcionamiento. Ahora mismo nombraremos a los principales dioses con el fin de conocer su función dentro del sintoísmo.

Izanagi e Izanami

Se trata de los creadores del mundo, según la mitología japonesa. Izanagi, el hombre; Izanami, la mujer. Ambos fueron destinados por otros dioses (también llamados kamis) para realizar esta labor. Les otorgaron la lanza de los cielos, la cual recibe el nombre de Amenonuhoko, con la cual debían realizarla. Lo primero que hicieron fue acudir hasta Amenoukihashi, que es el puente de los cielos y, tras mover la lanza agitando el océano, crearon una isla. Luego descendieron y como deseaban estar juntos, iniciaron la ceremonia de la unión.

Sin embargo, esta fue errónea debido a que Izanami habló primero. De esto nacieron dos hijos: Awashima e Hiruko, los cuales fueron puestos en un bote y enviados al mar. Ambos dioses celebraron nuevamente la ceremonia y esta vez tuvieron ocho hijos, los cuales representan las ocho islas principales del Japón. Luego siguieron concibiendo, dando origen a nuevas deidades y criaturas, cada una representante de un aspectos específico como el fuego.

Kagatsuchi

Se trata de uno de los hijos de Izanami e Izanagi. Durante su parto Izanami muere debido a que Kagatsuchi es el dios del fuego. Su padre, molesto, decide matarlo y lanzar sus partes a varios sitios de Japón: cada una representa un volcán. Además, tras su muerte nacieron nuevos kamis.

Izanagi decide ir a Yomi, la tierra de los muertos a buscar a su esposa, pero esta le dice que ya no puede regresar. Al mirarla con luz nota que esta ya no es hermosa y decide huir, cerrando la puerta de Yomi con una piedra. Izanami, enfurecida, decide que matará a muchos a partir de entonces. Este es el origen de la muerte.

Amaterasu, Susanoo, Tsukuyomi

Tras su regreso de Yomi, Izanagi decide purificarse y entra al océano. De cada parte de su cuerpo lavado nacen tres kamis: Amaterasu, Susanoo, Tsukuyomi. Amaterasu es la diosa del sol, proviene del ojo izquierdo de su padre. Susanoo es el dios del rayo y los mares; proviene del ojo derecho. Tsukuyomi es el dios de la luna; vino de la nariz de Izanagi. La mitología japonesa está llena de innumerables peleas y hazañas de estos tres hermanos. Cada uno dio origen a cientos de kamis, los cuales a su vez se reprodujeron aún más.

Inari

Se trata de una deidad que puede representarse como hombre o mujer, aunque también en forma de lobo. Se encarga de las la abundancia, la fertilidad, los buenos logros y éxito tanto en el campo como en la ciudad. Es muy conocida en Japón, contando con numerosos templos en donde se le rinde tributo.

Takemikazuch

Es uno de los descendientes del dios asesinado Kagatsuchi. Es una deidad conocida por sus combates y por ser quien se encarga de controlar a otros dioses, como el caso de Namazu, el dios de terremotos.

O-Wata-Tsu-Mi

Dios de las mareas y el movimiento del océano. Es venerado desde hace muchos años por los pescadores, debido a que gracias a él son capaces de identificar las aguas peligrosas y aprovechar las mansas para ir en busca de sustento. Vive en el fondo del mar y es capaz de controlar a la mayoría de las criaturas que allí viven.

Namazu

Dios en forma de pez gato que está siempre bajo vigilancia de Takemikazuch. Su movimiento da origen a los terremotos y tsunamis que desde siempre han azotado Japón.

Hachiman

Durante mucho tiempo fue adorado por los samuráis. Es el dios de la paz y se encarga de cuidar la vida de las personas de los ataques de seres despiadados. Es un dios que muchas veces adquiere la forma de una paloma blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: