El Parque Nacional de Andasibe-Mantadia: hogar de lémures

El Parque Nacional de Andasibe-Mantadia: hogar de lémures

Ubicado en Madagascar, a unos 144 kilómetros de Antananarivo, su capital, el Parque Nacional de Andasibe-Mantadia es una región pequeña, pero con una gran biodiversidad. Es el hogar de varias especies de lémures, en especial del Indri Indri, el de mayor tamaño.

El parque como tal son 155 kilómetros cuadrados. Es una zona selvática, en la cual llueven 210 días al año y mantiene una temperatura no mayor a 20 grados centígrados. Está conformado por la reserva Analamazoatra y Parque Nacional Mantadia.

Para llegar a este parque se puede ir en rutas específicas desde la capital de Madagascar. El transporte se toma entre tres y cuatro horas por lo accidentado se la zona.

Los lémures: el principal atractivo del parque

Todos los que visitan Madagascar tienen, en gran medida, el deseo de conocer a las distintas especies de lémures. Estos animales son de gran interés por sus costumbres y su pelaje.

En el Parque Nacional de Andasibe-Mantadia habitan hasta 11 especies de lémures. El que aparece en mayor medida dentro de esta zona protegida es el Indri Indri, el cual es considerado el de mayor tamaño. Alcanza hasta los 80 centímetros.

Lemures en parque nacional andasibe

Esta especie es monógama y, al igual que sus compañeros, suelen escoger una pareja por el resto de su vida. Son animales muy juguetones. Se alimentan de hojas y frutas, y pocas veces están en el piso: su hábitat principal son las ramas.

Tienen ojos muy grandes y el rostro es negro. Cuando notan la presencia de alguien extraño a la manada comienzan a emitir sonidos, parecido a ciertos gritos que alertan a sus compañeros.

Como el recorrido del parque está diseñado por nueve circuitos, lo ideal es elegir el que mayor presencia de lémures tiene y los guías realizarán el acompañamiento.

Resto de la fauna

Además del Indri Indri existen, como se mencionó, otras 11 especies de lémures. Algunas de ellas son: el lémur Varecia Variegata, el lémur Rubriventer, el lémur Propithecus Diadema, el lémur Hapalemur Griseus, el lémur Aye Aye, el lémur Cheirogaleus major, el lémur Microcebus rufus, el lémur Daubentonia, entre otras.

Madagascar el resto de la fauna

También hay muchas especies de murciélagos, reptiles, anfibios y aves. Un animal que también llama la atención de los turistas es el tenrec, un tipo de roedor que en ocasiones es tomado como mascotas al igual que el hámster.

Flora

En cuanto a la flora, el Parque Nacional de Andasibe-Mantadia es rico en orquídeas, helechos y nenúfares.

Parque Nacional de Madagascar

También, al igual que en la zonas cercanas al parque, hay muchos pinos y eucaliptos. Estos árboles son el hábitat de las distintas especies de lémures, ya que forman parte de su alimento.

Gracias a su abundante precipitación anual, los árboles son de gran tamaño y generan mucha sombra y zonas de descanso. Al recorrerlo es posible encontrar cascadas y lagunas, sitios de hermosura y dignos de admirar.

Zona protegida

Si bien el parque posee una serie de caminos, la mayor parte de este está conformado por zonas a las que no se permite el acceso de los turistas. Estos lugares ocupan aproximadamente el 80 % del lugar.

La protección que se aplica a este sitio se debe a que existen muchas amenazas tanto dentro como fuera del parque y, al tratarse de una reserva natural, es necesario crear restricciones.

En general, las amenazas que afectan al parque tienen que ver con factores externos relacionados al cultivo, la tala, la quema y la destrucción en general de la flora. En cada caso, dichas actividades se realizan para aumentar el comercio de diversos bienes como arroz, pino, eucalipto, entre otros.

Como Madagascar es un país subdesarrollado, con problemas de pobreza, detener estas actividades ha resultado un gran problema.

Visita al parque

Visitar el Parque Nacional de Andasibe-Mantadia es una magnífica elección para todos los turistas que deciden conocer Madagascar. Al llegar a la capital del país y establecerse en algún hotel, una buena opción es ir hacia las sedes de las distintas rutas y preguntar el precio y los tiempos para ir y regresar.

Por su cercanía, es posible contratar un guía para viajar hasta él y así obtener un acompañamiento durante las seis o siete horas desde que se sale del hotel. Dentro del propio parque se puede caminar mientras haya sol; luego es necesario salir.

Se trata del único lugar en el mundo en el cual se pueden apreciar los lémures Indri Indri en total libertad. Su recorrido vale la pena para conocer el verdadero hogar de estos animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: