Qué ver con un barco de alquiler en Palamós y alrededores

Qué ver con un barco de alquiler en Palamós y alrededores

El verano aún no se ha terminado y, lo que es aún mejor, septiembre es un buen mes para disfrutar de unas vacaciones con tranquilidad, temperaturas agradables y precios más asequibles. 

Uno de los destinos más solicitados en septiembre es la costa de Girona. Para hacerlo de manera especial, muchas personas aprovechan los últimos días de calor para coger un barco de alquiler en Palamós y recorrer las calas más emblemáticas de la Costa Brava desde el mar, bajando a puerto, visitando pueblos encatadores, disfrutando de la gastronomía,  sobre todo, ya en septiembre.

Alquilar un barco nunca fue tan fácil gracias a la era internet. La plataforma Click&Boat se ocupa de conectar personas que buscan un barco con otras que desean alquilarlo. Es posible encontrar distintas embarcaciones, desde veleros y lanchas, hasta catamaranes y yates. Se puede alquilar con patrón o sin patrón. Todo depende de si cuentas con licencia de navegación o no, o si has decidido alquilar una pequeña lancha para la que no se requiere titulación. La personalización está a la orden del día. Se puede ajustar el plan a las preferencias que más encajen, también en lugar y fechas y poder cerrar así unas estupendas vacaciones a medida.

Elegir como punto de salida Palamós en la Costa Brava es siempre una buena idea ya que permite visitar tanto la parte del sur como la del norte, siendo siempre el norte quizá más amplio y aún por descubrir para muchos.

También es posible realizar salidas de día y recorrer calas cercanas, o las islas Medas, o poner rumbo por varios días o una semana. Si este último es el caso, a continuación damos algunas pistas de lugares o calas que visitar, puertos en los que atracar y ciudades que merecen la pena también ser caminadas en tierra firme porque la Costa Brava es mucho más que playa, es tradición y cultura.

  1. Calella de Palafrugell. Si decides ir al norte esta, sin duda, será tu primera parada. Es un precioso pueblecito de pescadores que desde el mar se contempla como una postal en toda regla. La bahía de Llafranc, pedanía de Palafrugell, el puerto y el cabo de Sant Sebastià hacen que el paisaje sea aún más idílico, pudiendo contemplar unos atardeceres espectaculares. Además, encontrarás el club náutico por si necesitaras algo.
  2. Sa Riera. Es una preciosa cala perteneciente al municipio de Begur, de aguas cristalinas. También cerca se puede encontrar Cala Rei y Cala Port des Pi, ambas mucho más pequeñas pero de gran encanto.
  3. L’Escala. Es sin duda también parada obligatoria. Hasta los griegos en el siglo IV a. C. se vieron conmovidos por su belleza. Merece la pena atracar y dar un paseo por la ciudad, descubrir las huellas griegas y romanas y disfrutar de su autenticidad, su gastronomía y su casco histórico.
  4. Ampuriabrava y parada en Figueres. Si tienes muchos días a disposición, la siguiente parada podría ser Ampuriabrava y pasar todo el día en Figueres, la tierra que vio nacer a Dalí y donde verás su huella por todas partes. Está a sólo 25 minutos del puerto.
  5. Cadaqués. Siguiendo con el tema Dalí, no querrás perderte el lugar donde veraneaba, ¿verdad? Antes de Cadaqués, eso sí, viene Roses que también merece la pena visitar, aunque sea sólo en sus calas más acentuadas. Fondear delante del pueblo de Cadaqués y darse un baño es un privilegio que no todos pueden permitirse. Dicen que es uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava, así que, si tienes tiempo, ve a visitarlo también.

Un último consejo, recuerda llevar todo lo que puedas necesitar a bordo, ropa cómoda, protección solar, gorro, agua y comida. Fundamental comprobar la meteorología antes de salir ¡y a disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: