Reglas de la nueva normalidad, el uso de las mascarillas

Reglas de la nueva normalidad, el uso de las mascarillas

El 21 de junio España entró de lleno en la nueva fase ante la pandemia del coronavirus, bautizada como la nueva normalidad, tras el plan de transición de las fases de desescalada. Como norma fundamental para las medidas comunes en todo el territorio nacional está el uso de las mascarillas sanitarias.

Aunque es el decreto del Gobierno el que establece unas medidas comunes para todo el país en relación al coronavirus, está a cargo de las comunidades autónomas dictar las restricciones, normas, y medidas específicas de prevención que se estimen necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria y a un nuevo brote de la covid-19.

En cuanto al ámbito internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también ofrece información sobre cómo actuar para luchar contra la expansión de esta enfermedad, cuya tasa de mortalidad se encuentra ya alrededor del 2%.

Desde estos importantes estamentos, nacional y mundial, se pide el uso obligatorio de las mascarillas quirúrgicas para evitar los contagios. Más ahora que comienza la temporada de vacaciones, para viajar y hacer turismo con seguridad es necesario ir bien preparados en todos los sentidos. Las circunstancias hacen que, en lo referente a la salud, sea más importante y necesario que nunca.

Mascarillas quirúrgicas, el objeto del año

Efectivamente, las mascarillas quirúrgicas que la mayoría lleva puesta por precaución están consideradas como el objeto del año. Algo normal ya que, antes de la llegada de la pandemia, este objeto era prácticamente desconocido, nada utilizado por la población y solo se localizaba en ámbitos hospitalarios.

Mascarilla quirúrgica

En la actualidad, el uso de mascarillas en negocios como los salones de belleza o de tatuaje, en los restaurantes, bares y cualquier otro comercio es algo habitual. La confianza y tranquilidad que transmiten ofrecen seguridad a la clientela.

Pero nunca es suficiente, y ya entra otro factor en juego, el diseño, el color se comienzan a demandar para dar un toque distintivo en el local. De este modo, las mascarillas quirúrgicas negras se han convertido en tendencia, demostrando que no está reñida la protección con el estilo y la elegancia.

Las mascarillas en los entornos laborales abiertos al público según ley

El último decreto del gobierno español obliga al uso obligatorio de mascarillas en espacios cerrados y en la vía pública, en casos en los que no se pueda garantizar la distancia mínima interpersonal de los 2 metros. La falta de uso de las mascarillas en los espacios cerrados de uso público o que estén abiertos al público, es decir, comercios, centros de trabajo, cines, museos, teatros… cuando no sea posible la distancia de seguridad entre dos personas marcada en 2 metros puede llegar a penalizarse.

Por otra parte, en su interés por dar información útil y necesaria a la población española, se ofrece una recomendación gobierno mascarillas completa desde la oficina de Consumo, a propósito de los modelos de mascarillas higiénicas y quirúrgicas recomendadas para el común de la población. En la página lamoncloa.gob, a la que redirecciona el enlace propuesto en este párrafo, se encuentran estas recomendaciones, las cuales vienen avaladas por parte de la comunidad científica.

Nuevos protocolos para la nueva normalidad

Como se ha comentado, el turismo no debe perder fuerza, es uno de los motores económicos del país, y el motivo por el que muchos se llevan buena parte del año trabajando. No se quiere ni se debe dejar parar la oportunidad de volver a viajar. En las circunstancias actuales, solo hay que hacer un esfuerzo más, acostumbrarse a seguir unas normas protocolarias.

La unión hace la fuerza y consigue mejorar los resultados finales. La sociedad en su conjunto espera que esta frase popular sea una realidad en los protocolos de actuación que ha hecho público el Ministerio de Sanidad. Las órdenes que hay que seguir para hacer frente a posibles casos de infección siguen una serie de pautas a tenor de lo que la propia OMS recomienda. La unión de estos dos organismos ofrece las más eficientes medidas para que el ciudadano pueda reducir al máximo el riesgo de contagio.

Entre las medidas consensuadas están las de evitar el contacto estrecho, lavarse las manos frecuentemente, evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, y no consumir productos animales crudos o poco cocinados. Por otra parte, si se tiene fiebre, tos, dificultad para respirar o síntomas respiratorios leves, se aconseja informar a los facultativos para someterse a las pruebas y análisis que se crean convenientes.

Y aunque la mascarilla es solo para enfermos, es decir, no es obligatorio llevarla puesta si no se tienen los síntomas o se tienen sospechas de ello, sí es conveniente cubrirse la boca y la nariz con tela o con mascarillas quirúrgicas. Por otra parte, no hay que olvidar que siempre, al toser o al estornudar, hay que cubrirse con la mano o con el antebrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: