6 motivos para trabajar como recepcionista de hotel

6 motivos para trabajar como recepcionista de hotel

Se trata de una carrera que sigue teniendo una gran fuerza, a pesar del contexto actual. Qué requisitos se deben cumplir, cuáles son las ventajas del puesto y qué formación es necesaria para trabajar como recepcionista de hotel.

Por mucho que avance la tecnología y aunque el sector turístico atraviese un periodo lleno de desafíos, nada reemplazará al recepcionista de hotel. Esa sonrisa hospitalaria y agradecida que es nuestro primer contacto al hacer un check in y nuestro último recuerdo al hacer el check out.

Así lo prueba la demanda del puesto en las principales plataformas de búsqueda laboral. A pesar de haber sufrido un descenso, la demanda de estos profesionales se mantiene en un buen número.

Tal es la competencia, que hoy en día, la formación es imprescindible para acceder a un puesto de recepcionista de hotel. Ya no basta con saber dos idiomas y ser amable: los empleadores buscan perfiles que brinden algo más a los huéspedes, conozcan el mercado turístico, manejen criterios de caja y tengan noción actualizada sobre la normativa del sector.

Muchas son las personas que desean iniciarse en esta prometedora carrera o reorientar la suya. A continuación, toda la información necesaria para lograrlo.

Ventajas de trabajar como recepcionista de hotel

Es un trabajo dinámico y libre de rutina

Nada es más tedioso que aburrirse en el trabajo y cansarse de hacer siempre lo mismo. Un recepcionista de hotel renueva permanentemente sus clientes, convive con diferentes culturas, actualiza sus tareas en función de la ocupación y forma parte del dinamismo propio del sector de viajes.

El salario medio supera los 1000 euros

Aunque hay diferentes convenios y todo depende de la empresa empleadora, la plataforma JobAndTalent informa que la media salarial de un recepcionista en España oscila entre 15.000 y 27.000 euros brutos anuales. 

Pero realmente, cada cadena establece sus propios rangos: en el Grupo Iberostar puede ganar unos 1.860 euros brutos al mes, mientras que en hoteles Ibis oscila los 1.300.

Los horarios son flexibles

Generalmente este puesto requiere 24 horas de atención, por lo que es probable que se manejen turnos rotativos y a veces algo demandantes, pero con la gran ventaja de ser flexibles. Son compatibles con la vida familiar y personal, así como también para estudiantes.

Te permite aprender otros idiomas y conocer diferentes culturas

Nada como la práctica diaria para aprender un idioma. E incluso si el hotel donde trabajas como recepcionista está enfocado al turismo nacional, de todas formas, conocerás particularidades de cada región o comunidad.

El entorno de trabajo es agradable

Por ese dinamismo que mencionábamos más arriba y la actitud de servicio propia de este perfil, los equipos de trabajo de un hotel suelen tener buena relación y convertirse en un espacio donde resulta agradable el desempeño de las tareas diarias.

Si trabajas en una cadena, tendrás más facilidades para viajar

Muchos empleados de hoteles en cadena reciben descuentos o promociones para viajar e incluso ofrecimientos de traslados a hoteles de la misma cadena en otra región o país, por lo que si te gusta viajar, este puede ser un trabajo que responda a tus inquietudes y deseos.

Formación necesaria para desempeñarse en este puesto

Realizar un curso específico de Recepcionista de Hotel es la mejor manera de abrir puertas a la empleabilidad, porque además te permite acceder a puestos relacionados. El Curso de Recepcionista de Hotel ofrece un amplio abanico de posibilidades laborales, desde técnico de agencias de viajes y gestor de marketing turístico, así como también profesiones de administración y gestión de departamentos de recepción de los principales hoteles. También para desarrollar trabajos en el sector hotelero que requieran nivel de inglés.

El Curso de Recepcionista de las principales academias es 100% online y se abordan temas como Introducción al turismo y la hostelería, mercado y distribución turística, intermediación en la reserva y venta de alojamiento, legislación general del sector, departamento de mostrador, conserjería facturación y caja, habilidades comunicativas y atención telefónica, entre otros.

El objetivo de este tipo de formación es que el aspirante aprenda a controlar todas las funciones del departamento de recepción, así como dominar el trato con el cliente y la gestión de reservas. También será un profesional capacitado para manejar la información y realizar ofertas a los clientes, conocer el proceso de reserva y facturación y saber las expresiones en inglés habituales en el mundo hotelero.

¿Qué funciones realiza un recepcionista de hotel?

El estudiante de estos cursos, se prepara para asumir todas las funciones relacionadas con el área de administración, gestión y reservas hoteleras. Por ello es fundamental que conozca las normas de calidad de este tipo de establecimientos, identifique las necesidades de los clientes, gestione la información y realice funciones administrativas, de facturación y comerciales. Es decir, también puede gestionar el departamento de recepción de las cadenas hoteleras.

En efecto, el día a día de este puesto pone al recepcionista al frente de tareas tan importantes para un hotel como el acogimiento de los huéspedes, mantener el registro de las entradas y salidas, gestionar las reservas y cancelaciones de las habitaciones realizadas por distintas vías, etc. No se trata de tareas demasiado complejas, pero sí de mucha responsabilidad, ya que el funcionamiento de la entidad turística, depende de todas esas funciones.

Porque, en definitiva, el mundo turístico evoluciona y se adapta en un mundo cambiante y los trabajadores que deseen desempañarse en él, deberán contar con la formación adecuada para ejercer todas estas funciones con la mayor profesionalidad y eficacia posibles. Una buena formación, es el primer paso para lograrlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: