Sujetadores invisibles: ¿Por qué es buena idea comprarlos y cuáles son sus ventajas?

Sujetadores invisibles: ¿Por qué es buena idea comprarlos y cuáles son sus ventajas?

Uno de los aspectos más importantes del vestuario de una mujer es la ropa íntima y si bien las bragas juegan un papel fundamental, no menos lo son los sujetadores. En el mercado hay mucha variedad para que cada uno elija el que mejor vaya con su talla, forma y comodidad en general. No obstante, hay alternativas que son tendencia por su calidad y discreción.

En este caso, hablamos de los sujetadores invisibles que más allá de una tendencia, se han convertido en los predilectos de las damas que buscan la mayor discreción a la hora de vestir para que no se note lo que llevan puesto debajo. Lo que hay que saber es que aunque se trata de un tipo de sujetador cuya característica principal es que es invisible, hay muchos diseños y modelos en el mercado, por lo que es necesario atender a algunos aspectos especiales para escoger el más adecuado.

Son muchas las preguntas o dudas que surgen al momento de elegir un sujetador, sea cual sea el tipo elegido. No es distinto con los invisibles, ya que igualmente está en juego la comodidad y buena sujeción que son los dos factores más importantes que se buscan en este tipo de prenda íntima.

Por eso, nuestra intención es responder algunas de esas interrogantes y sugerir algunos modelos que se consideran destacados dentro de la gran gama de alternativas que hay disponibles. Lo fundamental, antes que cualquier otra cosa que podamos añadir al respecto, es aliarse con tiendas especializadas en este tipo de piezas, ya que es lo que nos va a garantizar la correcta selección en cuanto a modelos, texturas, tejidos, soporte, talla, entre otros.

¿Por qué elegir un sujetador invisible?

No es extraño que muchas mujeres relacionemos la tortura con un sujetador cuando este es de mala calidad o sencillamente, porque hemos elegido el equivocado. Pero debes saber que si eliges con buen criterio, este se puede convertir en tu gran aliado para mantener a tus fabulosas compañeras bien sujetas, sin tener que revelar al mundo entero qué tipo de sujetador llevas.

Es por eso que el sujetador invisible es muy solicitado, porque además de prometer ceñirse muy bien a tu figura de una manera cómoda, no te dejará marcas en la piel, te proporcionará firmeza y una adecuada sujeción. Estos cubren lo necesario para que puedas lucir una blusa con escote pronunciado. Puedes llevarlos con o sin tirantes, pero esto no tiene que ser una preocuación si no te sientes completamente cómoda, ya que hay modelos de sujetadores que incluyen tirantes transparentes que no se pueden visualizar a simple vista.

Más ventajas de los sujetadores invisibles

Aunque cada modelo es distinto, al momento de elegir debes apostar por la practicidad y cómodidad. Estos sujetadores no son iguales a los convencionales con encajes, bordados, costuras o lazos, detalles que terminan siendo un poco molestos. Al contrario, estos se identifican por su sencillez y porque son muy básicos en cuanto a su diseño, que es lo que les permite ofrecer el siguiente cúmulo de ventajas:

  • No dejan marcas en la piel (esos terribles bultitos que se hacen en la espalda con aprietan demasiado).
  • Se adaptan muy bien para usar vestidos muy ceñidos al cuerpo o blusas escotadas.
  • Incluyen tirantes transparentes que puedes quitar o poner cuando quieras.
  • No tienen cierres en la espalda porque la mayoría de los modelos lo ubican en la parte delantera.

Tipos de sujetadores invisibles

Como bien lo dijimos, hay muchos tipos que entran en la clasificación de invisibles. Los principales son los que mencionamos a continuación:

  • Sujetador adhesivo: tienen un adhesivo en la parte del pecho con un cierre.
  • Pezoneras: tal como su nombre lo indica, son los que se encargan, únicamente, de cubrir la zona del pezón. Están confeccionados con una fina capa de silicona y, aunque creas que no es posible, pueden elevar un poco el busto.
  • Bandeu: se trata de una banda recta que está hecha de material elástico que rodea el torso. Para ponértelo debes pasarlo por encima de la cabeza y buscar el mejor ajuste, a la altura que desees.
  • Sujetador multiescote: está confeccionado en una tela fina que logra unir de una forma muy bonita los pechos. No tiene cierre en la espalda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: