¿Una casa de más calidad, más barata y lista en unos meses? Bienvenido a tu vivienda modular

¿Una casa de más calidad, más barata y lista en unos meses? Bienvenido a tu vivienda modular

El tiempo es algo que a todos preocupa, y no lo decimos en sentido metafórico o poético. Para cualquier comprar hoy se exige inmediatez o, al menos, los menores plazos posibles.

Por tanto, y aunque en el mundo de las casas prefabricadas la rapidez sea un rasgo distintivo, lo que repercute en ahorro también económico, esta pregunta, el tiempo de edificación de una vivienda modular, sigue siendo de las más preguntadas. Porque no todo es levantar la vivienda y ya está, sino que hay pasos previos y posteriores que acortan o alargan el tiempo de edificación.

Qué es una vivienda modular

Un repaso sucinto sobre qué es una vivienda modular es importante para poder comprender y valorar en su justa medida los tiempos de una edificación de este tipo de vivienda. Así, podemos ser críticos o poder calibrar mejor las diferentes opciones y/o empresas del sector.

Una vivienda modular es aquella donde se ha industrializado, por así decirlo, el proceso constructivo. Al estar construida por módulos, módulos fabricados de manera independiente, y llevados al lugar donde se ensambla, se han quedado con este nombre: “modular”.

Es decir, si por tiempo entendemos tiempo sobre el terreno, no es tal todo el rato, pues gran parte de la susodicha obra se lleva en fábrica, ya que las herramientas precisas para su construcción están allí ubicadas, así como sus controles de calidad.

Casa prefabricada

Todos los inconvenientes de una obra al aire libre de una casa convencional no aparecen o, al menos, no hasta más adelante. La estructura, la cubierta, los detalles o los cierres, se adelantan muchísimo también. Mientras se arregla el terreno, además, ya comienza el proceso fabril, como un mise en place, por utilizar un término del mundo de la cocina.

Todo esto se traduce en ahorro de tiempo y dinero, aunque esto último dependerá de los metros cuadrados, materiales escogidos, plantas, baños y parcela.

Sitios web como Casalium, el mayor portal de casas modulares de España, muestra en su web el catálogo de casas de numerosos fabricantes, para que compares y elijas la que más te guste.

Búsqueda del terreno o parcela

El tiempo en sí, que en realidad ya comenzó a contar desde el momento en que pensaste en adquirir tu vivienda modular, se podría decir que comienza a correr como tal a la hora de buscar un terreno para tu vivienda modular.

Estudiar la parcela y dar con aquella que más se amolde a nuestro gusto, es decir, que esté próxima a nuestro trabajo, familiares, colegios u hospitales, saber si se adapta al tamaño que tenemos proyectado de nuestra vivienda modular, que permita un buen acceso a los camiones u operarios, y un largo etcétera de detalles que se deben tener en cuenta y que para nada son secundarios, es de los pasos que más tiempo van a cubrir.

Llegando la burocracia: normativa y permisos

La temida en tantas ocasiones burocracia, los trámites necesarios para poder comenzar, llevar a cabo e incluso disfrutar tu casa posteriormente, es de obligada sufrimiento. Se es un poco injusto, es cierto, puesto que muchos de estos pasos son por nuestra seguridad y la de nuestra inversión.

Por ejemplo, uno de los requisitos es comprobar que el terreno es el adecuado para la construcción, así como que el terreno sea urbanizable. Además, la licencia de obras también es obligada, y cada Comunidad Autónoma puede tener sus requisitos propios, así como la aprobación del Colegio de Arquitectos, la petición para usar en nuestro terreno servicios considerados públicos como la luz, agua…

En definitiva, que si a todos estos pasos le unimos que la vivienda debe cumplir con la obligada eficiencia energética que emana del Parlamento y Consejo Europeo del 2012, el tiempo es difícil de calcular aquí.

Buscando financiación

Indudablemente, la negociación en el banco, tanto si queremos capital para el terreno como una hipoteca, es importante. Aunque se acuda al banco de más prestigio o cercano, querrás comparar.

El arquitecto nos facilitará algún precio aproximado (o, mejor aún, el constructor), y a partir de nuestro capital la entidad bancaria nos facilitará una hipoteca, quizá una hipoteca Autopromotor, pensada como hipoteca para casas modulares, o cualquier otra especializada.

No podemos ser específicos, pero al menos un mes.

Nuestras exigencias y el proyecto de arquitectura

Comenzamos buscando un arquitecto. Aunque creas que no, esto puede llevarte semanas. Hablamos de una importante inversión y quizá quieras pensarlo bien. O, si confías en una empresa que lo haga por ti, también tardarás, pero en este caso decidiéndote por la empresa.

Será el encargado del proyecto de arquitectura, y de recoger nuestras exigencias. Si queremos una casa más pequeña, es obvio que no se tardará tanto como con una más grande o con varias plantas.

Lo mismo se puede decir en la preparación del terreno o en la elección de materiales. Aunque todos los materiales, y el estilo modular todavía más, permiten una edificación rápida y segura, hay detalles técnicos en una casa con muchos elementos de madera que en otra con más elementos de PVC, por decir dos materiales.

Otro detalle, y aquí ya tenemos que entonar cada uno nuestro mea culpa, es si no tenemos las cosas claras, vamos modificando conforme la marcha, pedimos cosas complejas o caprichosas…

Ni que decir tiene que pueden surgir problemas en el proceso, pero 4-6 meses sería el tiempo necesario.

Cálculos finales

Total, que si bien es cierto que los pasos previos de edificación de una vivienda modular son complejos de determinar, sobre todo el proceso legal, de búsqueda, elección de terreno/diseño o meditación, el proceso de construcción sí que puede ser entre 2-3 meses, pero el proceso total sí que nos puede llevar desde medio año a un año completo.

Una casa de 200 metros cuadrados, un tamaño excelente y estándar, pueden ser 12 meses sin problemas. Si eres una persona impaciente, no desesperes: según la mayoría de expertos, una vivienda familiar, en relación con una vivienda convencional, supone un ahorro espectacular de casi el 50% en tiempo.

Esto no es algo fijo, y puede variar, pero en términos medios, son tiempos magníficos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: